Sexo Madrid

Sexo profesional de pago en Madrid

Hola, me llamo Diana y soy una preciosa joven que te hará disfrutar de los mejores momentos de placer y relax que puedas imaginar ... Belleza, seducción, una sonrisa angelical y un cuerpo dispuesto al pecado. Soy una amante liberal, complaciente y detallista que creará una atmósfera de complicidad para que te sientas realmente especial. Ven, acércate y cuéntame tus más íntimas fantasías ...

Te regalaré las caricias y besos de una novia apasionada, mi lengua te estremecerá de placer y te encantará el sonido de mi placer mientras danzo sobre ti. Me convertiré en tu amante preferida. Ven a descubrir el mejor sexo en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Sexo Madrid

Sexo de lujo en Madrid

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Locales de intercambio - Señoritas de compañía - Pisos de relax - Clubs de alterne - Putas de lujo - Clubes de relax - Modelos - Apartamentos por horas - Prostitutas de lujo - Sado erótico - Anuncios de sexo - Saunas eróticas - Callgirls - Putas a domicilio - Azafatas - Call girls - Chicas de compañía - Scorts de alto standing - Acompañantes de lujo - Burdeles - Salidas a hoteles y domicilios - Damas compañía - Casas relax - Contactos eróticos - Masajes eroticos - Prostíbulos - Tantra - BDSM - Chicas de alterne - Agencias de escorts - Escorts independientes -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Club Barbie - Jobe y el amor - La Estrella - Alexia - Gran via 532 - Habana - Pretty Woman - Sauna Yuma - Casanova59 - Club Lexis - Enigma - L´hibou - O´Dely - Aribau 64 - Club Free - Comendadoras - Nyoman - Azul - Equus - Batman - Bacarra - Pub Aribau 240 - Thermas - Club Eros - New Tuset

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Me quito la playera y me comienzas a desnudar mientras me besas. Tomas mi pene ya muy duro y caliente y lo masajeas, no puedo evitar dejar salir un gemido me encanta como me tocas. Me acuesto entre tus piernas y paso mi lengua desde tu perineo hasta tu clitoris, ese sabor me invade y me excita aun mas. Comienzo a lamer, morder y chupar ritmicamente tus labios y tu clitoris. Repentinamente siento un calor delicioso en el pene y a mi asombro lo encuentro dentro de tu boca- que delicia-la excitacion, me hace ir mas y mas rapido, introduzco un dedo en tu vagina y emites un gemido que me da un escalofrio de placer. Lamo tu clitoris con fuerza y te penetro con la lengua tus movimientos me anuncian un orgasmo proximo lo hago mas rapido y te vienes. Al intentar pararme no lo permites continuas-falta poco- veo tus senos en un vaiven y el movimiento de tus caderas igual al de la mar, sensual tu lengua por mi glande me vuelve loco, ya no puedo mas y un hilo de semen se dispersa por tu labios dandome la sensacion mas deliciosa de mi vida.

2. Seguía dejándose llevar por el suave ascenso de la escalera mecánica, con la vista puesta a la planta superior, pero su mente no iba en esa dirección precisamente. Sabía que detrás de su novio subía más gente, entre la que podría haber chicos de su edad, que sin duda tendrían sus ojos pegados a su exuberante cuerpo, chicas jóvenes y guapas (quizá las novias de algunos de esos chicos), que podrían transmitir en su mirada una pizca de envidia y/o admiración, hombres de cierta edad, maduros, que verían a Mónica como un deseo inalcanzable y lejano, y mujeres, quizá solteras de por vida o divorciadas, que reflejaban en sus ojos una expresión de indecencia y rechazo.

3. Observo junto a él. El sol despunta por el horizonte y la ciudad empieza a despertarse. Todo se tiñe de naranja y froto mis senos desnudos contra su espalda y su brazo. Sé que me desea como yo a él. Su mano, que queda a la altura de mi sexo, juguetea con mi vello púbico. Y mi cuerpo se enciende y el fuego arde de nuevo dentro de mí, como anoche, como siempre que pienso en él. Beso su hombro y luego él se gira hacía mí. Me estrecha entre sus brazos y mi cuerpo queda pegado al suyo, piel contra piel, sexo contra sexo y el deseo creciendo en medio. Sus labios se unen a los míos y un beso recorre nuestras bocas mientras la pasión crece a pasos agigantados. Sus dedos hurgan ahora más profundamente en mi sexo, buscan mi clítoris y empiezan a acariciarlo, mientras seguimos besándonos. Succiono su labio inferior y él pellizca mi pezón con una mano.

4. Dirige sabiamente su pene hacía mi vagina y vuelve a penetrarme. Yo me incorporo un poco apoyándome sobre los codos y él coloca sus manos sobre mis senos y empieza a acariciármelos a la vez que comienza a moverse suavemente. Poco a poco va acelerando el ritmo. Gimoteo cada vez más fuerte, me vuelve loca sentir sus huevos repicando contra mi clítoris y su respiración en mi oído a medida que él precipita sus movimientos. De repente siento sus dientes mordiendo mi cuello y su lengua acariciándolo suavemente, justo debajo de mi oído y eso hace que mi piel se erice más, que las sensaciones se multipliquen y que el orgasmo se acelere. Él empuja con fuerza una y otra vez y en unos segundos mi cuerpo empieza a convulsionarse presa del orgasmo. Cuando termino, y sólo unos segundos después se corre él llenándome con su leche caliente. Me abraza con fuerza y yo me siento feliz.