Sexo Madrid

Sexo profesional de pago en Madrid

Soy Elena, una elegante escort y como bien puedes apreciarlo en mis fotografías soy delgada y con la belleza natural e incomparable que nos caracteriza a las mujeres de mi país. Puedo decirte que soy una acompañante independiente sensual e implicada, te haré gozar con mi amplio abanico de servicios. A mi lado conocerás lo que es el trato de novia, te sentirás absolutamente cómodo y gozaras sin límites ya sea con mis masajes eróticos o con algunos de mis otros servicios.

Te regalaré las caricias y besos de una novia apasionada, mi lengua te estremecerá de placer y te encantará el sonido de mi placer mientras danzo sobre ti. Me convertiré en tu amante preferida. Ven a descubrir el mejor sexo en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Sexo Madrid

Sexo de lujo en Madrid

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Modelos - Burdeles - Anuncios de sexo - Sado erótico - Chicas de compañía - Callgirls - Putas a domicilio - Salidas a hoteles y domicilios - Masajes eroticos - Contactos eróticos - Saunas eróticas - Apartamentos por horas - Acompañantes de lujo - Prostíbulos - Putas de lujo - Call girls - Damas compañía - Locales de intercambio - Pisos de relax - Clubes de relax - Escorts independientes - Azafatas - Señoritas de compañía - Chicas de alterne - Scorts de alto standing - Casas relax - Clubs de alterne - Tantra - Agencias de escorts - BDSM - Prostitutas de lujo -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Thermas - Kissme - Cuore Cabaret - Casanova59 - Platinum - Club Starlets - Club Lexis - Club Eros - Azul - Eden - Sauna Cristal - Hot Madrid - Charlie Club - Aribau 64 - Enigma - President - Club Barbie - Club Free - Gran via 532 - La vie en Rose - O´Dely - Sauna Yuma - Club Romaní - Tuset Barcelona - Equus

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Me entretuve un rato en tu entrepierna tocando tu coño por encima de tu tanga, pero tu con una de tus manos mientras yo acariciaba tu coño retiraste hacia un lado el tanga para que pudiera disfrutar de todas del amor que se desprendía de tu entrepierna, al sentir esa humedad y comprobar que querías que te tocase ahí y de esa forma empecé a bajarte los pantalones, que con tu ayuda resultó ser mas fácil y rápido, cuando dejaste al descubierto tal maravilla no pude contenerme y bajé mi cabeza hasta tu coño para poder saborear el amor que fluía del coño mas hermosa que había visto, empecé por besarlo pero pronto de besarlo y comencé a lamer los labios vaginales, hasta encontrar tu clítoris, la sensación fue tan agradable comprobar que cada vez que pasaba mi lengua Por él, tú te estremecías de placer, que mi estado era de éxtasis total, combinaba el lamer tu clítoris con leves mordisquitos en él, a la vez que introducía uno o dos dedos en la vagina. Cuando hacia esto podía escuchar tus gemidos de placer, gemidos que me seguían estremeciendo.

2. Asientes con la cabeza, me besas y lentamente te colocas con las piernas abiertas en mi regazo, mi sexo esta en la posición correcta, poco a poco te penetra, se desliza suavemente. Un suspiro escapa de tu boca al comprobar que toda mi extensión se ha perdido en tus carnes. La danza erótica comienza, lentamente, como el barco zarpando de un tranquilo puerto, a medida que te beso y estrujo entre mis manos tus pechos, los jadeos se hacen más intensos. El ritmo va en ascenso, en algún momento de la escalada me miras con atención a los ojos, sé lo que significa. Te abrazo entonces, arremeto con mayor fuerza, tu placer se sonoriza, deseas más. Dadivoso te complazco. Las sensaciones se intensifican, el mundo se aleja de la realidad, somos ahora uno solo, envueltos en un halo de placer increíble. Me excita mirarte así, nos recorremos mutuamente, las manos de ambos se pierden entre los cuerpos, el deseo de fundirme en ti viene ahora. Nos liberamos juntos en un gran orgasmo, el tiempo se detiene, en el Universo solo existimos tú y yo. Retenemos la respiración y caemos rendidos ante la gloria. Nos besamos tiernamente, en un abrazo relajamos los cuerpos, ha sido maravilloso. Te pido que subas a la cama…

3. Yo no me privaba de decirle lo que me hacía gozar ni de calificar con palabras claras y precisas, provenientes de los más vulgares lugares, sus habilidades como mamadora y máquina sexual educada en los más bajos burdeles recorridos por marineros borrachos.Sabía lo que hacía, me escuchaba y controlaba mis gestos. Llevo una mano al tronco de mi pene para acelerar el movimiento, la otra se deslizo con agilidad y picardía, mientras succionaba con fuerza me arrancó un nuevo grito de placer cuando su dedo con decisión y delicadeza perforó mi esfínter y arribó con precisión a masajear esa extraña tersura de mi próstata. Mis palabras y mis cuasi estertores le hicieron evidentes que mi leche estaba siendo lanzada en su interior. Cual experta movió sus dedos y sus labios para extraer esas últimas gotas que no habían sido expulsadas.

4. En ese preciso instante te di la espalda y fui bajando poco a poco el cierre de mi vestido mientras oía el clic del obturador. Mi espalda se reveló ante ti y lentamente dando la media vuelta mire fijamente a la cámara como si viera directamente a tus propios ojos. Los tirantes de mi vestido fueron deslizándose por mis hombros mientras mi mano le sostenía y de manera un tanto provocativa, fui soltándolo hasta que este cayó en medio de las flores. Y entre aquellas flores, solo la naturaleza y tú fueron testigos de mi desnudez.Fui dejándome guiar por ti, descubriendo mi talento de modelaje. Sentía una seductora emoción al saber que mi cuerpo quedaría plasmado para siempre y que tal vez hasta en una de tus exposiciones pudiera llegar a encontrarme.