Sexo Madrid

Sexo profesional de pago en Madrid

Hola. Mi nombre es Dulce Estrella y soy una latina atractiva y muy femenina. Me encanta disfrutar del placer que supone mantener intensos encuentros íntimos con caballeros elegantes y educados que sepan apreciar la compañía de alguien como yo. Poseo la combinación perfecta entre juventud y sensualidad. En la intimidad, descubrirás una amante implicada, cariñosa y complaciente, que hará tus sueños realidad. Si lo deseas, también puedo acompañarte a una fiesta o cualquier evento social que quieras proponerme. Haré de tus viajes una excitante y divertida experiencia. Te seduciré y no podrás evitar caer rendido a mis encantos.

Te regalaré las caricias y besos de una novia apasionada, mi lengua te estremecerá de placer y te encantará el sonido de mi placer mientras danzo sobre ti. Me convertiré en tu amante preferida. Ven a descubrir el mejor sexo en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Sexo Madrid

Sexo de lujo en Madrid

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Saunas eróticas - Escorts independientes - Clubs de alterne - Casas relax - Agencias de escorts - Prostitutas de lujo - Contactos eróticos - Putas de lujo - Clubes de relax - Salidas a hoteles y domicilios - Tantra - Señoritas de compañía - Putas a domicilio - Chicas de alterne - Burdeles - Scorts de alto standing - Pisos de relax - Azafatas - Masajes eroticos - Modelos - Anuncios de sexo - Chicas de compañía - Sado erótico - Locales de intercambio - BDSM - Prostíbulos - Apartamentos por horas - Damas compañía - Callgirls - Call girls - Acompañantes de lujo -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Agencia Sexy Nights - Batman - Tuset Barcelona - Alexia - Jobe y el amor - Nice - Habana - Viladomat 208 - Club Lexis - La vie en Rose - Comendadoras - L´hibou - Basinger - Bailen 22 - Pretty Woman - Club Riviera Castelldefels - Sauna Cristal - Gran via 532 - Thermas - New Tuset - Equus - Charlie Club - Baronet - Saratoga - Casanova59

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Despues me tiré en la arena, boca arriba y le pedi que se moviera para que se hiciera realidad algo que de por si siempre me exito mucho: Sentir la sensacion de un lindo culito sobre mi cara. Si a esto le agregamos que la que iba a poner su culo encima de mi cara era mi hermana mis niveles de exitación estaban desbordados. Besé sus piernas y ella finalmente se sento encima de mi cara dejando en frente de mi el espectaculo mas majestuoso que pude haber imaginado jamas, Tenia a Agus, mi dulce e inseparable hermana menor desnuda y ofreciendome su culo trigueño para que hiciera con el lo que desee. Entonces fue que hundí mi rostro en la concha de agustina, sintiendo el perfume del incesto que no me dejaba y que hacia que mi pija continuara dura como nunca antes, lamiendo su clítoris, volviendo a su culo y terminando en su clítoris, parando, acariciando con una mano una de sus tetas y con la otra sus piernas y nalgas. En menos de 5 minutos agus estaba acabando otra vez, disfrutandolo a pleno conmigo, viviendo un momento magico, cristalizando carnalmente un amor sincero y puro de verdad, gozando lo prohibido... mientras extendía su mano para acariciar mi pija que a esa altura solo queria vivir dentro de ella, estaba llena de vida, completamente deseosa de romper miedos para siempre.

2. Antes de que la excitación acabara con el juego ella se detuvo, él estuvo a punto de quejarse pero ella se lo impidió con un gesto de sus brillantes ojos. Él guardó silencio, estaba disfrutando de la sensación de sentirse dominado, era algo nuevo para él que siempre había controlado la situación, seguramente porque nunca había llegado a confiar plenamente en ninguna de las mujeres que compartieron su cama, pero con Yadira era distinto, confiaba en ella plenamente, la deseaba tanto que le dolía, tanto que no le hubiera importado caer por su espada, aunque, claro está, prefería mil veces compartir su lecho y disfrutar de los placeres que su cuerpo escondía.

3. Esa noche mi hermana Agustina quería salir a bailar. Sinceramente, después de un viaje bastante accidentando y denso, con el cansancio que tenia lo ultimo que quería hacer era salir a bailar, sin embargo, Agustina era mi hermana menor y siempre fue mi debilidad, extrañanamente no eramos de pelearnos casi nunca como es casi habitual entre hermanos, teniamos una muy linda relación, siempre que podiamos nos ayudabamos en todo y cuando uno estaba mal el otro lo apoyaba a muerte, digamos que aparte de ser hermanos eramos grandes amigos, en fin para no irme por las ramas a agus no le podia decir que no, ella se queria desenchufar un poco y queria pasar un buen rato en algun boliche, asi que como no tenia a nadie me pidio que fuera con ella, y como no podia ser de otra manera finalmente accedi, a pesar de que llevaba mucho tiempo sin salir a ninugn lado con ella porque cada vez que ibamos a bailar yo terminaba peleandome con algun chabon que queria zarparse con ella, era inevitable ya que Agustina siempre fue una chica muy linda y de apariencia sexy para cualquier hombre, mis amigos por ejemplo no me dejaban en paz preguntando todo el tiempo por mi hermana, llego un momento que no lo soportaba ya que era como se dice, un hermano muy cuida.

4. Así que Mónica no llevaba ropa interior. No era algo inusual en ella, incluso antes de iniciar su relación con Marcos ya lo había probado en diversas ocasiones. Le gustaba sentirse liberada de esas pequeñas prendas, aunque también sabía usarlas con enorme conocimiento cuando la ocasión lo requería. Al levantarse aquella mañana de la cama, junto a su novio, Mónica se duchó y se dispuso a escoger la ropa que se pondría aquel día. Empezando con el morbo habitual entre ellos dos, le preguntó a Marcos, en un tono socarrón, que deseaba que se pusiera para vestirse. Él, acostumbrado ya a estas preguntas, le respondió desde el baño que no era necesario que se pusiera nada. Se refería a la ropa interior, por supuesto. Mónica, ni corta ni perezosa, le hizo caso, y se vistió tal como se encontraba en esos momentos en unos grandes almacenes.