Sexo Madrid

Sexo profesional de pago en Madrid

Hola, amor. Me llamo Lara y he venido a tu ciudad porque me dicen que estás buscando una mujer que pueda ser tu cómplice a la hora de convertir en realidad tus sueños más íntimos. Entregada y dulce, soy una mujer llena de sensualidad y erotismo a la que le gusta disfrutar de la compañía de caballeros educados que quieran pasar un tiempo lleno de pasión y deseo junto a una mujer que destaque por su exótica belleza y su implicación. En mis besos y mis caricias encontrarás el elixir para olvidarte de todo lo que no sea gozar. Llámame. Te espero mientras sueño con todo lo que podemos vivir juntos.

Te regalaré las caricias y besos de una novia apasionada, mi lengua te estremecerá de placer y te encantará el sonido de mi placer mientras danzo sobre ti. Me convertiré en tu amante preferida. Ven a descubrir el mejor sexo en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Sexo Madrid

Sexo de lujo en Madrid

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Burdeles - Putas de lujo - Chicas de alterne - Call girls - Anuncios de sexo - Modelos - Apartamentos por horas - Escorts independientes - Casas relax - Acompañantes de lujo - Clubes de relax - Locales de intercambio - Chicas de compañía - Putas a domicilio - Prostíbulos - Pisos de relax - BDSM - Damas compañía - Saunas eróticas - Callgirls - Prostitutas de lujo - Contactos eróticos - Scorts de alto standing - Señoritas de compañía - Tantra - Clubs de alterne - Sado erótico - Salidas a hoteles y domicilios - Azafatas - Masajes eroticos - Agencias de escorts -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios President - Club Barbie - Habana - Pretty Woman - Saratoga - Tuset Barcelona - Enigma - Platinum - Kissme - Azul - L´hibou - Nyoman - Gran via 532 - O´Dely - La Estrella - Club Eros - Equus - Eden - Thermas - Aribau 64 - New Tuset - Agencia Sexy Nights - Nice - Alexia - Bacarra

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Entre en la habitación, te encontrabas de espaldas, secando las pequeñas gotas de agua en ti, disfrute observando tu cuerpo varonil, tu enorme espalda, tus nalgas duras y apretadas, sentiste mi mirada y giraste suavemente para dedicarme una sonrisa, tenias algo de prisa te esperaba un día de arduo trabajo en la oficina, pero yo no estaba dispuesta a que te fueras tan pronto, insinué que tenia una sorpresa que no podía esperar, te quedaste pensando que posición tomar, me acerque a ti y te brinde mi boca, me diste un beso rápido y me dijiste "en la noche", pero yo busque tu sexo mientras introducía mi lengua en tu boca, sentí tu indecisión, mis manos son expertas en tu cuerpo, inmediatamente sentí la respuesta a mis caricias, baje hasta él y lo recorrí dejándolo completamente húmedo y lleno, mientras mis manos recorrían tus nalgas con la yema de los dedos, mis dedos buscaron tu raja sorprendido las apretaste, pero yo inmediatamente absorbí tu verga con mi boca y poco a poco la tensión fue disminuyendo.

2. Después de la tormenta siguió la calma y nos encontramos sumergidos en un sopor delicioso, disfrutamos de esa tranquilidad al máximo, observando cada línea de nuestro rostro, cada cabello, cada espacio entre los dos. Al cabo de un tiempo te acercaste a mi y susurraste en mi oído - "Quiero besarte", suavemente te inclinaste y juntaste tus labios a los míos, ansiosamente los abrí y sentí tu lengua caliente jugar con la mía para después separarte lentamente y recorrer mansamente mi cuello y mis brazos con tus besos, regresaste nuevamente hasta mi pecho y creaste nuevas sendas entre ellos, bajando poco a poco hasta mi vientre mientras tus manos apretaban mis caderas, la sensación de placer iba en aumento, hasta que por fin llegaste a mi vulva, frotaste tu rostro en el vértice de mi entrepierna e inhalaste profundamente mis olores hasta embriagarte, tu lengua anido en mi pubis y jugaste dulcemente con el, suavemente lo succionabas y lo mordías, mi cuerpo se contraía, se estiraba, hasta llegar al punto de apresar tu rostro entre mis piernas y mis líquidos salieron desbocados hacia ti.

3. Te saque la playera y tu piel se fundió a la mía, metí mis manos entre los dos y lentamente desabroche tu pantalón. Te fui desvistiendo hasta quedar desnudos los dos. Tu virilidad exhalaba calor y quemaba mi vientre a su contacto. Acomodamos el cobertor entre las flores y su olor, que ya empezaba a mezclarse con el tuyo y el mío. El aire suave y cálido acariciaba nuestra piel convirtiéndose en nuestro cómplice y creándonos mayores sensaciones.Enrede tu cuerpo al mío, al mismo tiempo que tus besos llenaban mi boca. Sentí tu lengua viajar por cada surco de mi piel. Tus manos tibias acariciaban lentamente mi espalda, mi cadera, mis nalgas, sobandolas, apretándolas y suavemente abriéndolas. Bajaste hasta mis pies y besaste cada uno de ellos, cada dedo, cada espacio.

4. De repente, y poniendo las manos sobre mis apretados glúteos me ayudabas e incitabas a agilizar el ritmo. Poco guanté en esa posición por lo que exploté vertiéndome encima de aquello q se ponia por delante. Te miré te miré con cara de preocupación, pero por poco tiempo. Sabía exactamente lo que querías, y yo estaba ahi. Después de limpiarme un poco me coloqué justo detrás tuya, los dos permanecíamos tumbados en la cama, yo te abrazaba mientras q besándote el cuello palpaba rápidamente tus ahora durísimos pezoncitos. Así, intruducí de nuevo mi aún erecto falo en tu húmedo aparato que siempre me atraía. con movimientos fuertes y rápidos decidí ayudarme de mi mano que pasó del duro pezón al pequeño botón que tan alto placer te causaba.Masageándo mientras te penetraba, cada vez me costaba más mantenerme así. Tus pequeños gemidos rompían en la habitación dandome más y más ganas. No tardaste mucho en explotar de placer mientras respirabas fuertemente. Todabía exsausto te besé tiernamente un momento, y pasé a acurrucarte bajo mi hombro. Permanecí besándote la frente hasta darme cuenta que te quedaste dormida.