Sexo Madrid

Sexo profesional de pago en Madrid

Hola, mi nombre es Odeth y en mí encontrarás una joven sensual y elegante, con un estilo muy especial. Mi discreción y saber estar me convierten en una compañera perfecta para tus viajes o para compartir deliciosas y cómplices veladas. Me gusta seducir a mi amante y dejarme seducir, sumirnos en un excitante juego e iniciar un viaje que nos llevará a experimentar el más absoluto placer. En la intimidad, descubrirás que además de una excelente amante, seré tu mejor cómplice.

Te regalaré las caricias y besos de una novia apasionada, mi lengua te estremecerá de placer y te encantará el sonido de mi placer mientras danzo sobre ti. Me convertiré en tu amante preferida. Ven a descubrir el mejor sexo en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Sexo Madrid

Sexo de lujo en Madrid

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios BDSM - Prostíbulos - Sado erótico - Salidas a hoteles y domicilios - Agencias de escorts - Scorts de alto standing - Callgirls - Modelos - Azafatas - Señoritas de compañía - Prostitutas de lujo - Clubes de relax - Saunas eróticas - Masajes eroticos - Call girls - Burdeles - Putas a domicilio - Putas de lujo - Acompañantes de lujo - Clubs de alterne - Escorts independientes - Contactos eróticos - Locales de intercambio - Anuncios de sexo - Casas relax - Chicas de alterne - Damas compañía - Apartamentos por horas - Tantra - Pisos de relax - Chicas de compañía -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Aribau 64 - Sauna Cristal - Baronet - Pub Aribau 240 - Club Lexis - Club Riviera Castelldefels - Showgirls - Viladomat 208 - New Aribau - Platinum - La vie en Rose - La Estrella - L´hibou - Batman - Saratoga - Pretty Woman - Kissme - Agencia Sexy Nights - Nyoman - Bacarra - Habana - Alexia - Cotton Club - Casanova59 - Nice

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Entro en la habitación, ésa que decoraste especialmente para nuestros apasionados encuentros, con telas de color rojo, tanto en las cortinas como en la ropa de cama e incluso vistiendo las paredes de telas de raso rojas. Tú me sigues, abro el balcón y salgo para observar la luna, apoyada sobre la baranda elevo mis ojos al cielo. Te acercas a mí, me abrazas por detrás, pegas tu cuerpo al mío y noto tu sexo erecto sobre mi culo. Siento tu boca sobre mi nuca, la besas suavemente y mi cuerpo se estremece. Ninguno de los dos dice nada, los sentidos, los gestos, hablan por nosotros. La luna nos observa desde su azul firmamento. Tus manos se posan sobre mis caderas, las acaricias con suavidad, mientras sigues besando mi cuello, en un dulce camino hasta mi hombro derecho, que muerdes suavemente, mientras tus manos acarician mi vientre y suben la falda del vestido, para acariciar mis muslos apaciblemente.

2. Cuando desperté el estaba besando mi frente, mi nariz, mis mejillas. Yo lance un entrecortado suspiro y pensé que era la sensación mas deliciosa que hasta ese instante había podido disfrutar. Sus manos recorrieron mis cabellos, nuca, descendieron por mi espalda y descansaron en mis nalgas......Ya en ese momento mi respiración empezó a hacerse mas profunda y mis senos se mostraban endurecidos bajo la sabana. Yo también lo bese, imitando el trayecto por el recorrido. Quise absorber su ser, fundirnos, hacernos uno, hombre y mujer, un solo cuerpo, una sola carne, un solo ser. Paradójicamente, disfrutando enormemente nuestras diferencias, el desigual relieve, montes, surcos, llanos y curvas de nuestra anatomía.

3. Cuando dejo de convulsionarme, me coges en brazos, entramos en la habitación y me depositas en la cama. Te desnudas mientras te observo. Me encanta ver como te desvistes para mí, lo haces despacio, demorando el momento, haciendo que me impaciente, hasta que por fin tu sexo erecto, aparece ante mí y acerco mi boca a él para venerarlo, sentándome en el borde de la cama. Tú estás de pie frente a mí, acaricias mi mejilla y yo abro la boca, la cierro sobre tu miembro erecto y empiezo a chuparlo con mucha delicadeza. Me encanta deleitarme en su sabor, sentir como resbala por mi boca, entrando y saliendo de ella, sentir la suavidad de tu piel y el calor. Muevo la lengua serpenteando alrededor de tu miembro viril, acaricio su piel con los dientes. Tus manos se posan sobre mi cabeza, deshacen el moño que me hice antes de salir y dejas caer mi pelo largo y liso sobre mis hombros, enredas tus dedos en él y diriges los movimientos. Te observo, tus ojos están cerrados, sé que estas disfrutando, que te encanta sentir mi boca caliente y húmeda alrededor de tu sexo. Y a mí me encanta saborearlo. Cada vez gimes más fuerte, por lo que haces que me detenga, me acuestas sobre la cama. Te arrodillas frente a mí, separas mis piernas, coges las braguitas por la goma y tiras hacía abajo, quitándomelas con lentitud, mientras besas mis piernas sensualmente. Dejas las bragas a un lado y asciendes beso a beso por mi pierna derecha hasta la ingle, luego repites la operación con la izquierda, yo te miro expectante, y tras eso, acercas tu boca a mi sexo, sacas la lengua y lames. Mi cuerpo se tensa al sentir ese contacto y empiezas a chupar mi clítoris, a lamerlo, a idolatrarlo haciéndome retorcer de gusto y deseo. Tu lengua se enreda en mis labios vaginales, se introduce en mi oscuro agujero y un nuevo gemido escapa de mi garganta. Te deseo y sé que me deseas, necesito tenerte dentro de mí, dejar que la luna derrame su luz sobre nuestros cuerpos mientras se une en un baile de pasión. Por eso, no demoras más el momento. Te levantas, te pones sobre mí, me miras a los ojos profundamente, sonríes y siento como tu sexo entra en el mío despacio, con calma, hasta llenarme completamente. Y nos quedamos así, unidos unos segundos, quietos, mirándonos, sin decirnos nada. Sólo sintiendo el calor de nuestros cuerpos.

4. Te saque la playera y tu piel se fundió a la mía, metí mis manos entre los dos y lentamente desabroche tu pantalón. Te fui desvistiendo hasta quedar desnudos los dos. Tu virilidad exhalaba calor y quemaba mi vientre a su contacto. Acomodamos el cobertor entre las flores y su olor, que ya empezaba a mezclarse con el tuyo y el mío. El aire suave y cálido acariciaba nuestra piel convirtiéndose en nuestro cómplice y creándonos mayores sensaciones.Enrede tu cuerpo al mío, al mismo tiempo que tus besos llenaban mi boca. Sentí tu lengua viajar por cada surco de mi piel. Tus manos tibias acariciaban lentamente mi espalda, mi cadera, mis nalgas, sobandolas, apretándolas y suavemente abriéndolas. Bajaste hasta mis pies y besaste cada uno de ellos, cada dedo, cada espacio.