Sexo Barcelona

Sexo profesional de pago en Barcelona

Hola, me llamo Irina, pero no os dejéis engañar por mi nombre, soy catalana de nacimiento, directora financiera de empresas privadas y escort por devoción. Todo en mí es natural. Soy una mujer muy optimista, con elegancia y saber estar, una perfecta compañía para una velada, donde desees encontrar una buena conversación, repleta de buenos momentos y risas cómplices, donde olvidar tus problemas y un final lleno de erotismo y pasión. Recibo en unos apartamentos por hora. La habitación está incluida en el precio. No dudes en visitar mi página web y seguirme en mi blog. También puedes acceder desde móviles. Allí poco a poco iras conociéndome mejor y estarás informado de todas mis novedades. Y estaremos en contacto, continuo.

Vivo sola en un apartamento discreto y muy confortable, lo cual nos permitirá estar relajados, conversando sin prisas, seducirnos, tener el mejor sexo juntos. Ven a conocerme y disfruta del mejor sexo en Barcelona.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Sexo Barcelona

Sexo de lujo en Barcelona

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Agencias de escorts - Putas a domicilio - Clubes de relax - Tantra - Clubs de alterne - Chicas de alterne - Callgirls - Locales de intercambio - Azafatas - Burdeles - Escorts independientes - BDSM - Masajes eroticos - Scorts de alto standing - Acompañantes de lujo - Chicas de compañía - Prostitutas de lujo - Contactos eróticos - Modelos - Damas compañía - Pisos de relax - Putas de lujo - Salidas a hoteles y domicilios - Apartamentos por horas - Anuncios de sexo - Saunas eróticas - Call girls - Sado erótico - Señoritas de compañía - Casas relax - Prostíbulos -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Club Romaní - Hot Madrid - Basinger - Club Riviera Castelldefels - Bacarra - Saratoga - Alexia - Aribau 64 - Casanova59 - Medea - Tuset Barcelona - Sauna Yuma - Bailen 22 - Enigma - Thermas - President - Casanova 59 - Club Eros - Charlie Club - Club Lexis - Club Starlets - Showgirls - Cotton Club - L´hibou - Equus

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Nos abrazamos fuertemente mientras me recostaba sobre la mesa, a la vez que volcaba las copas y el tipo del bar se iba, bajaron las luces y todo fue besos, caricias, quejidos, susurros de esos que te hacen temblar y, mi cuello, pobrecito del..... recibía los mejores besos que jamás a recibido. Mis senos, calientes de tantas caricias, salieron de mi sostén blanco tal cual fueran alimentar un bebe, y él, tiernamente, poso esos exquisitos labios en ellos, mientras una de sus manos se colaba bajo mi falda buscando mi secreto, ese que luego recibiría todo el fuego de aquel tipo desconocido. Después de aquel encuentro furtivo, y de tener sexo en un bar solo para nosotros dos, jamás volví a estar con él, ni siquiera supe su nombre, solo me quedo el lindo recuerdo de un macho riquísimo que me amó como si hubiera estado guardando esa pasión para mí durante mucho tiempo y al cual, mientras gemía disfrutando de tanto placer en medio de un desenfrenado mete y saca, desnudos sobre una mesa, mirándonos lujuriosamente, llamé Víctor.

2. Yadira se puso en pie y le besó con pasión dejándole a mitad del beso, sediento de ella. Se apartó un poco para que él pudiera verla y deslizó la tela por sus hombros dejándola caer al suelo con un suave susurro y se quedó allí, quieta, desnuda frente a él, dejándole recorrerla con sus ojos, comérsela con la mirada. El pene de él se hinchó un poco más con la exquisita belleza de su desnudez; los pezones de ella se endurecieron volviéndose de un tono rosa oscuro y contrastando con la blanca piel de sus pechos y su entrepierna. Hacía frío en los calabozos, y la piel se le puso de gallina, pero aún así le dejó mirarla hasta que su propia calentura no le dejó más remedio que pasar a la acción. Soltó las cadenas liberando sus brazos, no así sus manos que seguían unidas entre sí por unos 40 centímetros de cadena. Él quiso tomar el control, pero ella se lo impidió, le tomó de los cabellos y le obligó a bajar el rostro hasta sus pechos.

3. Grande fue mi asombro al salir y encontrarle tendido en la cama profundamente dormido. Ahí estaba yo pensando en el destino y el se había quedado dormido con la música de Chopin como fondo. Alguien podría haberse enojado pero a mi solo me producía inmensa ternura verle allí dormido, su respiración acompasada y sus manos reposando sobre la almohada. Yo, con un desacostumbrado arrojo me libere de la toalla y me senté a su lado en la cama. Con cuidado de no despertarlo le quite sus zapatos, me tumbe a su lado arropándonos con una sabana blanca y finalmente abrazada a su espalda y sintiendo mi cuerpo desnudo y aun fresco por la ducha pegado al suyo tibio y cubierto por un jeans y una camiseta. Al poco rato de escuchar el ritmo regular de su respiración y sentir el sube y baja de su pecho, yo también me quede dormida.

4. El propósito básico de la ducha no fue precisamente la higiene sino el tranquilizar mis emociones y mi corazón que galopaba desaforadamente dentro de mi pecho. Mientras sentía las frescas gotas en mi rostro sopesaba cada una de las implicaciones de estar allí en ese momento. Hubo un breve espacio en el que dude si lo que hacia era correcto, volvieron con inusitada fortaleza a mi mente cada una de las lecciones de moral que en el discurrir de mis años había recibido. Pero al finalizar la ducha me di cuenta de que al fin y al cabo nada de eso importaba, que yo estaba justamente en el lugar que quería estar con el hombre que amaba y que se fueran al carajo todos esos complejos de santa que hasta el momento albergue. Yo iba a vivir tal y como mi conciencia y mi mente me dijesen y no como algunas otras personas opinaran. Tome un hondo suspiro y salí del baño con la actitud de quien va a reunirse con su destino.