Sexo Barcelona

Sexo profesional de pago en Barcelona

Soy Katarina, una escort diferente, una atractiva y sugestiva mujer europea que será capaz de seducirte a través de su dulce mirada celeste. Encantadora, educada, inteligente y muy divertida, conseguiré que tus momentos junto a mí sean de lo más interesantes e intensos ... Mis inacabables curvas que adornan mi escultural cuerpo lograrán que te envuelvas en un ambiente excitante, apasionante y sensual. El único riesgo a que te expones conmigo ... es que no puedas olvidarme. Soy quiromasajista profesional y entre mis especialidades están los masajes tántricos. En mi apartamento privado dispongo de una cabina para masajes totalmente equipada. La magia del Tantra, la energía sexual recorriendo cada poro de tu cuerpo guiada por mis manos suaves, movimientos precisos y delicados que te llevarán al relax y el placer como nunca los has experimentado. La esencia es el placer completo cuerpo-mente. Tengo la experiencia necesaria para poder brindarte un exquisito masaje. Trato a la persona como me gustaría que me tratasen a mí. Atiendo en mi apartamento o en tu hotel. Total discreción, confianza y seriedad ante todo.

Vivo sola en un apartamento discreto y muy confortable, lo cual nos permitirá estar relajados, conversando sin prisas, seducirnos, tener el mejor sexo juntos. Ven a conocerme y disfruta del mejor sexo en Barcelona.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Sexo Barcelona

Sexo de lujo en Barcelona

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Apartamentos por horas - Burdeles - Acompañantes de lujo - Modelos - Prostitutas de lujo - Scorts de alto standing - Locales de intercambio - Prostíbulos - Pisos de relax - Azafatas - BDSM - Anuncios de sexo - Callgirls - Chicas de compañía - Masajes eroticos - Casas relax - Salidas a hoteles y domicilios - Tantra - Putas de lujo - Damas compañía - Saunas eróticas - Contactos eróticos - Escorts independientes - Agencias de escorts - Señoritas de compañía - Putas a domicilio - Clubes de relax - Chicas de alterne - Sado erótico - Clubs de alterne - Call girls -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Equus - Club Romaní - Saratoga - Baronet - President - Basinger - Alexia - Bailen 22 - New Aribau - Sauna Yuma - La vie en Rose - Showgirls - Kissme - Cuore Cabaret - Pub Aribau 240 - Club Free - Habana - Tuset Barcelona - Pretty Woman - Enigma - Club Starlets - Viladomat 208 - Thermas - Medea - Club Riviera Castelldefels

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Mónica pensaba en todo eso, quizá no era exactamente así, quizá su imaginación iba demasiado deprisa, pero le gustaba sentirse observada, ser el centro de atención… de hecho, le encantaba. Tenía un cuerpo bonito, atractivo para la gran mayoría de los hombres…y de no pocas mujeres. Bajo su minifalda se vislumbraban unos muslos bien bronceados, al igual que el resto de su piel (incluso la que no era visible), y que se veían tremendamente sensuales y deseables. El aspecto de sus piernas era inmejorable, y es que a pesar de ser una muchacha muy dinámica y que siempre andaba ocupada, siempre disponía de unos minutitos para cuidárselas, y sin vislumbrarse ningún rasguño ni irregularidad, su piel confería un aspecto fino y suave.

2. Estuve un rato tomando el sol boca arriba, cuando me aburrí de esa postura me di la vuelta, ella seguía leyendo, me armé de valor y le dije: -Un libro muy interesante, una autentica obra maestra.- Giró su cabeza y me miró a los ojos. Con una calida voz suave me respondió: -Sí es muy interesante, la verdad es que se agradece tener un libro entre manos cuando se pasa tanto tiempo sola de aquí para allá.- Le pregunté que como es que pasaba tanto tiempo sola y me respondió que se debía a que trabajaba como ejecutiva de una multinacional y se pasaba el día de viaje. Poco a poco la conversación se fue animando. Me dijo que se llamaba Laura. Mientras hablábamos no podía evitar que mi mirada se dirigiera de continuo a sus pies, eran preciosos. Nos levantamos y nos dirigimos al bar de la piscina. Seguimos nuestra conversación, ella se dio cuenta de que me fijaba en sus pies. En un momento dado me miró a los ojos fijamente y cruzó las piernas sobre la banqueta del bar de tal manera que su pie descalzo pegaba sobre mi muslo interior. Seguí la conversación como si nada, intentando evitar su mirada porque me dejaba el alma congelada. Estuvimos toda la tarde hablando, cogimos confianza. Nos caímos tan bien que decidimos quedar para ir a cenar por la noche. Le dije que iríamos a un restaurante que conocía de cuando tenía reuniones de negocios, era del estilo de la nueva cocina, pertenecía a un destacado alumno de la escuela de Ferrán Adriá. Quedamos a las nueve y cada uno se retiró a su habitación a ducharse y vestirse.

3. Cierro los ojos y siento que no hay nadie allá afuera, sólo estamos él y yo, y el fuego que arde dentro de nosotros. El mundo podría hundirse bajo mis pies y no me importaría porque él esta conmigo y yo estoy con él. Una de mis manos se desliza hasta su miembro erecto. Lo acaricio suavemente, pero enseguida debo abandonarlo, porque él se agacha. Besa mis senos, los chupetea y sigue hacía bajo por mi vientre hasta llegar a mi sexo. Abro las piernas y siento su dedos moviéndose diestramente, acariciando, y haciendo que la excitación suba y mi respiración se vuelva jadeante. Noto su lengua sobre mi clítoris moviéndose sinuosamente. Suspiro profundamente, mientras con mis manos empujo su cabeza hacía mi sexo. Su lengua baila de mi vagina a mi clítoris alternativamente y las piernas empiezan a flaquearme. Por eso, él se pone en pie y me lleva hasta la cama. Me siento en el borde y abro mis piernas, mientras él se arrodilla entre ellas. Hurga de nuevo entre mi pelo púbico, introduce un dedo en mi vagina y mi cuerpo se tensa. Luego acerca su boca a mi sexo y empieza a lamerlo. Gimo y me estremezco al sentir su boca y me acuesto sobre la cama, mientras él sigue lamiendo e introduciendo un par de dedos en mí de vez en cuando.

4. Yadira golpeó el agua con el puño y se irguió malhumorada de la bañera dejando caer el agua tibia por su cuerpo, que brillaba bajo el danzante baile de las llamas de las velas. Se echó una bata de fina seda negra sobre el cuerpo que, si bien la cubría por completo, era lo bastante fina como para dejar entrever lo que había debajo; así ataviada salió de su aposento en dirección a los calabozos. Necesitaba saberlo, necesitaba oírselo decir. Sus pies descalzos resonaron en la lóbrega piedra de la escalinata, con un gesto ordenó al soldado que estaba de guardia que se marchara y los dejara a solas, éste le tendió la llave y se alejó de allí sin hacer preguntas. Yadira hizo girar la llave en la cerradura y la puerta se abrió con un desagradable chirrido. Davor estaba allí, con los brazos en alto firmemente sujetos por argollas que colgaban del techo, le había quitado la armadura y ahora tan solo llevaba los calzones de cuero negro y las botas, su torso estaba totalmente desnudo y dejaba ver varias heridas del arma de Yadira. La mujer tuvo que hacer un esfuerzo para no correr a liberarlo, se encaró con él haciendo gala de su gesto más indiferente, aunque él sabía que el fuego ardía en su interior.