Sexo Barcelona

Sexo profesional de pago en Barcelona

Soy Marina, una española excitante. Guapa, con un rostro sereno y unas formas muy femeninas. Tengo las curvas que a todo hombre le gusta acariciar, voluptuosas en donde más lo agradece las manos masculinas. Un escote de infarto, unas piernas maravillosas y un trasero de los que hacen historia ... una mujer que conseguirá desatar tus instintos. Me gusta el sexo y ya estoy esperando tu visita para saciarnos mutuamente. Te ofrezco todos los servicios excepto sexo anal.

Vivo sola en un apartamento discreto y muy confortable, lo cual nos permitirá estar relajados, conversando sin prisas, seducirnos, tener el mejor sexo juntos. Ven a conocerme y disfruta del mejor sexo en Barcelona.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Sexo Barcelona

Sexo de lujo en Barcelona

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Sado erótico - Burdeles - Chicas de compañía - Scorts de alto standing - Agencias de escorts - Azafatas - Masajes eroticos - Pisos de relax - Damas compañía - Salidas a hoteles y domicilios - Callgirls - Señoritas de compañía - Apartamentos por horas - Clubes de relax - Locales de intercambio - Saunas eróticas - Prostitutas de lujo - Putas a domicilio - Escorts independientes - Contactos eróticos - Casas relax - Modelos - Putas de lujo - BDSM - Acompañantes de lujo - Call girls - Prostíbulos - Clubs de alterne - Chicas de alterne - Anuncios de sexo - Tantra -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Cotton Club - O´Dely - President - Club Eros - New Aribau - La Estrella - Habana - Pretty Woman - Club Riviera Castelldefels - Medea - Bailen 22 - Hot Madrid - Alexia - Azul - Sauna Yuma - Dollar Club - Pub Aribau 240 - Tuset Barcelona - Paraíso Privee - Charlie Club - Casanova 59 - Agencia Sexy Nights - Gran via 532 - Kissme - Club Romaní

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Al mismo tiempo, con una mano le acariciaba su nalga derecha, estirando la piel alrededor de su culo y mientras le metia la pija hasta el fondo, cada ves más rápido y tratando de que mis huevos no se quedaran afuera, apretando mi pubis junto al suyo, lleno de hermosos pelitos negros, sintiendo lo hermoso que es hacerle el amor de esa manera a alguien que uno ama con toda el alma, asi esta sea tu propia hermana de sangre, sintiendo los carnosos labios de su sexo tragarse una y otra vez con voracidad mi pija a punto de estallar, sintiendo el calor de mi hermana que estaba a punto de acabar, sabiendo que quizas eso nunca debió de ocurrir y sabiendo la envidia que de saber lo que estaba pasando me tendrian muchos que hubiesen pagado lo que no tenian por estar como yo estaba con agustina y tambien la de aquellos que nunca van a saber lo que es el verdadero placer, el que se siente al hacerle el amor a alguien con todos los sentidos puestos en ella, asi esa personita sea tu hermana, ¿acaso importa eso si ambos se atraen fisicamente, si hay consentimiento de ambas partes, si no se le hace mal a nadie y fundamentalmente si se quieren como nos queremos mi hermana y yo?, para mi esto fue, es y será amor verdadero. el que rompe con todas las barreras.

2. Dirige sabiamente su pene hacía mi vagina y vuelve a penetrarme. Yo me incorporo un poco apoyándome sobre los codos y él coloca sus manos sobre mis senos y empieza a acariciármelos a la vez que comienza a moverse suavemente. Poco a poco va acelerando el ritmo. Gimoteo cada vez más fuerte, me vuelve loca sentir sus huevos repicando contra mi clítoris y su respiración en mi oído a medida que él precipita sus movimientos. De repente siento sus dientes mordiendo mi cuello y su lengua acariciándolo suavemente, justo debajo de mi oído y eso hace que mi piel se erice más, que las sensaciones se multipliquen y que el orgasmo se acelere. Él empuja con fuerza una y otra vez y en unos segundos mi cuerpo empieza a convulsionarse presa del orgasmo. Cuando termino, y sólo unos segundos después se corre él llenándome con su leche caliente. Me abraza con fuerza y yo me siento feliz.

3. Cada vez le deseo más y sé que él a mi también. Mi sexo está cada vez más húmedo y el suyo cada vez más hinchado, por eso le miro a los ojos y le suplico con la mirada que me haga suya. No sé hace esperar, dirige su pene hacía mi vagina y desciendo sobre él. Le abrazo, pego mi cuerpo al suyo y empiezo a moverme. Poco a poco nuestros movimientos se van acompasando. Sus manos acarician mis nalgas mientras subo y bajo sintiendo como su sexo me llena. Suspiro, gimo de placer. Mi boca busca la suya y nos besamos profundamente. Dejo que el placer recorra todos los rincones de mi cuerpo, mientras el fuego de la pasión arde entre nosotros. Desearía estar siempre así, sentirle siempre dentro de mí, pero no puedo. Debo acelerar mis movimientos, dejar que el placer nos venza o en unos minutos alguna de las dependientas vendrá a sacarnos de aquí. Cabalgo cada vez más rápidamente y también él empuja hacía mí. Siento como su verga se hincha dentro de mí, sé que de un momento a otro se va a correr. Acelero más mi movimientos y siento el placer explotando entre mis piernas. Sigo empujando, haciendo que mi vagina estruje su sexo y en pocos segundos también él se corre.

4. "esta noche es toda nuestra hermanito", me decia ella con voz entrecortada por la exitacion del momento. Entonces sin dejar de lamerla por todos lados, me moví a un costado de ella para poder introducirle el dedo pulgar de mi mano en su sexo que derramaba líquidos de dioses, y no sin antes acariciar ese precioso par de piernas que Dios le dio, Le introduje el dedo rápido ya que tenia apuro de lubricarlo con sus jugos para retirárselo lentamente y ahora introducir lentamente el dedo índice y medio en su sexo al mismo tiempo que le acariciaba el culo con el pulgar lubricado de tal manera que después de algunos minutos cuando empezó a acercarse su venida y para ayudarla, le metí el dedo pulgar dentro del culo y al sentirlo, se recargó, tratando de ayudar, dando cabida a ese instrumento de placer. Una ves que le introduje todo el dedo, con los otros dos que todavía estaban afuera, le acaricié el clítoris y para mi placer, sentí como agus se estaba viniendo, gimiendo, tratando de apretar mis dedos con sus piernas y tratando de recibir mi pulgar en lo mas profundo de su vagina, apoyándose únicamente con su mano derecha y con la izquierda obligándome a acercar mi rostro para regalarme el más húmedo de los besos de esa noche. No hace falta aclarar que fue la sensación mas extraña y exitante de toda mi vida, estaba tomando los jugos vaginales de mi propia hermana, estaba loco de amor por ella y estaba dispuesto a estar un año seguido en ese lugar haciendole el amor si hubiese sido posible.