Relax Madrid

Anuncios de relax en Madrid

Soy Lena, la sensualidad hecha mujer. Una rubia de mirada marina que le gusta sentirse femenina y deseada. Me encanta el arte de la seducción, lucir mi cuerpo con prendas atrevidas, lencería de lujo, una sutil fragancia y todo el encanto de una amante irresistible. Me considero como una fantasía, una relación furtiva e intensa, un momento para desconectar del mundo. Te encantará mi compañía, yo disfrutaré dándote placer y recibiendo tu pasión.

Relax, sexo, pasión, una chica de compañía con la que relajarse o excitarse ... Si te apetece un intenso intercambio de caricias, besos y pasión, visíta mi dulce alcoba y vivirás el mejor relax en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Relax Madrid

Clasificados relax

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Prostíbulos - Anuncios de sexo - Saunas eróticas - Burdeles - BDSM - Call girls - Masajes eroticos - Scorts de alto standing - Pisos de relax - Apartamentos por horas - Salidas a hoteles y domicilios - Acompañantes de lujo - Sado erótico - Clubs de alterne - Señoritas de compañía - Casas relax - Azafatas - Modelos - Putas a domicilio - Putas de lujo - Agencias de escorts - Damas compañía - Prostitutas de lujo - Chicas de alterne - Contactos eróticos - Clubes de relax - Chicas de compañía - Tantra - Callgirls - Locales de intercambio - Escorts independientes -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Enigma - Eden - Club Lexis - Tuset Barcelona - Paraíso Privee - New Tuset - Viladomat 208 - Dollar Club - President - L´hibou - Agencia Sexy Nights - Club Free - Club Romaní - New Aribau - Casanova59 - Comendadoras - Cuore Cabaret - Casanova 59 - Kissme - Nyoman - Club Starlets - Aribau 64 - Club Riviera Castelldefels - Charlie Club - Club Eros

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. En la parte superior llevaba una sencilla pero gustosa camiseta de tirantes, que dejaba a la vista de todas las miradas su ombligo, y la estrechez de la misma hacía a su vez de sujetador de unos pechos excepcionalmente sugerentes, generosos en su tamaño, y sensualmente voluptuosos. Su pelo, de un negro intenso, era largo y liso, cayéndole por sus hombros y su menuda espalda, y era inusitadamente suave, tal como se podía apreciar al menor movimiento de su cabeza. Su cuerpo era excepcional, quizá no mejor que el de muchas otras chicas que se creían en inferioridad, pero sabía como realzarlo y como sacar el máximo partido a sus curvas. Resultaba enormemente provocativa, simplemente con verla a lo lejos, y ella era plenamente consciente que su cuerpo era objeto de deseo sexual para la mayoría de los hombres con que se cruzaba.

2. Cuando desperté el estaba besando mi frente, mi nariz, mis mejillas. Yo lance un entrecortado suspiro y pensé que era la sensación mas deliciosa que hasta ese instante había podido disfrutar. Sus manos recorrieron mis cabellos, nuca, descendieron por mi espalda y descansaron en mis nalgas......Ya en ese momento mi respiración empezó a hacerse mas profunda y mis senos se mostraban endurecidos bajo la sabana. Yo también lo bese, imitando el trayecto por el recorrido. Quise absorber su ser, fundirnos, hacernos uno, hombre y mujer, un solo cuerpo, una sola carne, un solo ser. Paradójicamente, disfrutando enormemente nuestras diferencias, el desigual relieve, montes, surcos, llanos y curvas de nuestra anatomía.

3. Cierro los ojos y siento que no hay nadie allá afuera, sólo estamos él y yo, y el fuego que arde dentro de nosotros. El mundo podría hundirse bajo mis pies y no me importaría porque él esta conmigo y yo estoy con él. Una de mis manos se desliza hasta su miembro erecto. Lo acaricio suavemente, pero enseguida debo abandonarlo, porque él se agacha. Besa mis senos, los chupetea y sigue hacía bajo por mi vientre hasta llegar a mi sexo. Abro las piernas y siento su dedos moviéndose diestramente, acariciando, y haciendo que la excitación suba y mi respiración se vuelva jadeante. Noto su lengua sobre mi clítoris moviéndose sinuosamente. Suspiro profundamente, mientras con mis manos empujo su cabeza hacía mi sexo. Su lengua baila de mi vagina a mi clítoris alternativamente y las piernas empiezan a flaquearme. Por eso, él se pone en pie y me lleva hasta la cama. Me siento en el borde y abro mis piernas, mientras él se arrodilla entre ellas. Hurga de nuevo entre mi pelo púbico, introduce un dedo en mi vagina y mi cuerpo se tensa. Luego acerca su boca a mi sexo y empieza a lamerlo. Gimo y me estremezco al sentir su boca y me acuesto sobre la cama, mientras él sigue lamiendo e introduciendo un par de dedos en mí de vez en cuando.

4. Entro en la habitación, ésa que decoraste especialmente para nuestros apasionados encuentros, con telas de color rojo, tanto en las cortinas como en la ropa de cama e incluso vistiendo las paredes de telas de raso rojas. Tú me sigues, abro el balcón y salgo para observar la luna, apoyada sobre la baranda elevo mis ojos al cielo. Te acercas a mí, me abrazas por detrás, pegas tu cuerpo al mío y noto tu sexo erecto sobre mi culo. Siento tu boca sobre mi nuca, la besas suavemente y mi cuerpo se estremece. Ninguno de los dos dice nada, los sentidos, los gestos, hablan por nosotros. La luna nos observa desde su azul firmamento. Tus manos se posan sobre mis caderas, las acaricias con suavidad, mientras sigues besando mi cuello, en un dulce camino hasta mi hombro derecho, que muerdes suavemente, mientras tus manos acarician mi vientre y suben la falda del vestido, para acariciar mis muslos apaciblemente.