Relax Madrid

Anuncios de relax en Madrid

Mi nombre es Adriana y soy la magia que estabas esperando ... En mi esbelta figura y mis medidas armónicas, encontrarás pura clase, refinamiento y buen gusto, aderezados con pasión, inteligencia e imaginación. Si quieres evadirte de la realidad y perderte entre mis curvas perfectas, deja que te encuentre y regálate una maravillosa sesión de masaje, fantasía y placer. Si lo prefieres, también puedo acompañarte a tus cenas o reuniones más formales, mis amplios conocimientos de protocolo y el saber estar que destilo no te defraudarán ... ven a conocerme y disfruta ya de un momento deliciosamente sensual y único a mi lado.

Relax, sexo, pasión, una chica de compañía con la que relajarse o excitarse ... Si te apetece un intenso intercambio de caricias, besos y pasión, visíta mi dulce alcoba y vivirás el mejor relax en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Relax Madrid

Clasificados relax

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Clubes de relax - Chicas de alterne - Burdeles - Clubs de alterne - Sado erótico - Casas relax - Saunas eróticas - Contactos eróticos - Masajes eroticos - Call girls - Putas de lujo - Señoritas de compañía - Azafatas - Scorts de alto standing - Callgirls - Apartamentos por horas - Escorts independientes - Tantra - Prostitutas de lujo - Acompañantes de lujo - Anuncios de sexo - Pisos de relax - Putas a domicilio - Chicas de compañía - Locales de intercambio - Damas compañía - Modelos - Prostíbulos - BDSM - Salidas a hoteles y domicilios - Agencias de escorts -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Dollar Club - Habana - Cuore Cabaret - Alexia - Club Romaní - Pretty Woman - Club Starlets - Equus - Hot Madrid - Enigma - Charlie Club - Batman - Club Free - Baronet - Casanova59 - La Estrella - O´Dely - Azul - Gran via 532 - Casanova 59 - Jobe y el amor - New Tuset - Showgirls - La vie en Rose - Basinger

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. En ese preciso instante te di la espalda y fui bajando poco a poco el cierre de mi vestido mientras oía el clic del obturador. Mi espalda se reveló ante ti y lentamente dando la media vuelta mire fijamente a la cámara como si viera directamente a tus propios ojos. Los tirantes de mi vestido fueron deslizándose por mis hombros mientras mi mano le sostenía y de manera un tanto provocativa, fui soltándolo hasta que este cayó en medio de las flores. Y entre aquellas flores, solo la naturaleza y tú fueron testigos de mi desnudez.Fui dejándome guiar por ti, descubriendo mi talento de modelaje. Sentía una seductora emoción al saber que mi cuerpo quedaría plasmado para siempre y que tal vez hasta en una de tus exposiciones pudiera llegar a encontrarme.

2. Sin darle tiempo a réplica se arrodilló frente a él y le desabrochó el pantalón extrayendo el miembro viril que estaba empezando a hincharse con aquel peligroso juego. La mujer lo acarició casi con ternura y un escalofrió recorrió a Davor que no pudo más que dejarse llevar, pues estaba en sus manos. Lentamente el pene del guerrero se irguió por completo, ella le miró juguetona y comprobó que él aún podía aguantar mucho más, así que aprovechó para comenzar con los besos al principio y los lametones después, recorrió el pene con la lengua desde los testículos hacia el capuchón varias veces, como si degustara un delicioso manjar, después se lo introdujo entero en la boca e inició un rítmico movimiento que le permitía metérselo y sacárselo de la boca alternativamente. Davor echó la cabeza hacia atrás y su respiración se volvió más agitada, un bronco gemido escapó de sus labios cuando ella apretó sus testículos y aumentó la presión en el extremo de su miembro.

3. Al salir me tomaste de la mano y me llevaste a un rincón. Repagaste tu cuerpo al mío, la gente pasaba y observaba, pero no importaba, tomaste mi mano y la guiaste hasta tu bulto hinchado, introduje disimuladamente mi mano y le toque. ¡Que delicia!, sentí el calor y la humedad mientras tu lengua y la mía danzaban desesperadas. Tus brazos me rodeaban aprisionando mi cuerpo. Tratamos de contenernos y seguimos caminando buscando un lugar donde estar a nuestras anchas. Era difícil controlarnos, cada rincón oscuro era un pretexto para abrazarnos. Por fin encontramos un pequeño lugar, no lo que hubiéramos querido, pero al fin y al cabo estaríamos solos. Al entrar y cerrar la puerta, me atrapaste entre la pared. Metiste tu enorme lengua en mi boca mientras tus manos recorrían mi cuerpo. Mi corazón latía con fuerza, no me daba cuenta de lo que hacía, solo eran sensaciones que nunca olvidare.

4. Hubo un tiempo, unos años atrás, que ella dudaba respecto a su forma de vestir, y optó por la informalidad, por la mediocridad, por no querer llamar la atención. Le asqueaba, en ese período, que un hombre desconocido pudiera tener pensamientos impuros con ella por el simple hecho de verle más campo de piel desnuda. Pero eso ya quedó atrás, ya no se preocupaba por ello, ahora todo resultaba un juego más, un juego de pareja. A ella le encantaba sentirse observada, teniendo la confianza de su novio; él adoraba jugar de ese modo junto a Mónica, sabiendo con seguridad que ella le era totalmente fiel. Habían llegado a un punto de la relación que no había secretos entre ambos, no había lugar a ello, la confianza era total, y si alguna vez sucediera algo, se lo contarían enseguida.