Relax Madrid

Anuncios de relax en Madrid

Soy una joven chica sensual y apasionada, llamada Daniela. Una belleza de piel suave como la seda y perfumada como el jazmín, labios dulces como la miel y enormes senos como las montañas que siempre quisiste escalar ... tus manos recorrerán mi delicada cintura hasta alcanzar la firmeza de mis glúteos donde me tomarás presa para después hacerme tuya. Una amante entregada con unas manos ardientes que derretirán tu piel con tan sólo rozarte, una entrepierna jugosa y ardiente deseosa de ser conquistada, unas sinuosas curvas con movimientos serpenteantes ... Mis pensamientos son húmedos como el rocío del amanecer.

Relax, sexo, pasión, una chica de compañía con la que relajarse o excitarse ... Si te apetece un intenso intercambio de caricias, besos y pasión, visíta mi dulce alcoba y vivirás el mejor relax en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Relax Madrid

Clasificados relax

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Pisos de relax - Sado erótico - Agencias de escorts - Prostíbulos - Contactos eróticos - Damas compañía - BDSM - Prostitutas de lujo - Call girls - Burdeles - Masajes eroticos - Putas de lujo - Putas a domicilio - Apartamentos por horas - Anuncios de sexo - Modelos - Clubs de alterne - Locales de intercambio - Chicas de alterne - Salidas a hoteles y domicilios - Saunas eróticas - Clubes de relax - Scorts de alto standing - Tantra - Chicas de compañía - Azafatas - Escorts independientes - Señoritas de compañía - Acompañantes de lujo - Casas relax - Callgirls -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Nice - Dollar Club - Equus - Platinum - Tuset Barcelona - Hot Madrid - Alexia - Bailen 22 - Showgirls - Club Eros - Club Starlets - Casanova 59 - Azul - Basinger - Habana - Kissme - Club Free - Thermas - New Tuset - Gran via 532 - Eden - Nyoman - President - Paraíso Privee - Medea

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Antes de que la excitación acabara con el juego ella se detuvo, él estuvo a punto de quejarse pero ella se lo impidió con un gesto de sus brillantes ojos. Él guardó silencio, estaba disfrutando de la sensación de sentirse dominado, era algo nuevo para él que siempre había controlado la situación, seguramente porque nunca había llegado a confiar plenamente en ninguna de las mujeres que compartieron su cama, pero con Yadira era distinto, confiaba en ella plenamente, la deseaba tanto que le dolía, tanto que no le hubiera importado caer por su espada, aunque, claro está, prefería mil veces compartir su lecho y disfrutar de los placeres que su cuerpo escondía.

2. Lentamente fuiste acercándote, mi corazón latía con fuerza y en un segundo estabas frente a mí. Me llamaste por mi nombre y yo a ti. Tomaste mis manos y besaste mi mejilla. Me volvía loca, quería lanzarme a tus brazos, más sin embargo espere. Mi deseo era demasiado, ¡eras tal como yo te había imaginado! Buscamos un lugar más solitario para poder charlar, fue una situación extraña, el estar frente a frente nos cohibía, tratamos de relajarnos, de platicar; pero alguien tenía que dar el primer paso, te pedí que te acercaras y te entregue mi boca.

3. Luego bajé sus piernas de mis hombros y rápidamente la abracé, pasando mi brazo izquierdo por encima de su hombro y nos volvimos a besar, no recuerdo haberme besado con una chica de la manera salvaje y sensual como lo hicimos esa noche con mi hermana agustina, recuerdo que nos comiamos vivos, ella dejaba escapar algo de su saliva y yo me la tragaba con un placer inconmensurable y viceversa, ella me pedia que dejara caer mi saliva por encima de sus labios para que ella la saborera primero con su lengua y despues nos besaramos salvajemente pasandonos nuestras salivas, no se, en otro momento y con otra persona me pudo haber parecido algo grotesco, pero con mi hermana estaba dispuesto a hacer TODO, e inclusive esto me exitaba mucho al hacerlo con ella.

4. Recorriste mis piernas con tu boca húmeda y anegaste mi centro con tu lengua, provocando estremecimientos en mí. Llegaste hasta mi pecho acariciándolo dulcemente y llevándolo a tu boca bebiste de ellos como un niño hambriento, mientras tu mano descendía hasta mi humedad. Te adentraste ahí, provocando que mis caderas se estremecieran al ritmo de las flores movidas por el viento. Yo acariciaba tu cabello y espalda mientras tu oculto en mi pecho te colmabas de ellos.