Relax Madrid

Anuncios de relax en Madrid

Escort de belleza natural, de ojos azules que te dejarán impactado. Rubia, de piel suave, fresca y hermosa. Poseo muy buen carácter y mucha energía positiva. Mi pasión y sensualidad te cautivarán y seducirán, te haré perder el sentido con mis caricias y mis besos, que se grabarán en tu memoria convirtiéndose en un recuerdo que no podrás olvidar. Desearás volver a mis brazos una y otra vez. Soy una amante completa que te ofrece todos los servicios excepto sexo anal.

Relax, sexo, pasión, una chica de compañía con la que relajarse o excitarse ... Si te apetece un intenso intercambio de caricias, besos y pasión, visíta mi dulce alcoba y vivirás el mejor relax en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Relax Madrid

Clasificados relax

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Clubes de relax - Apartamentos por horas - Prostitutas de lujo - Masajes eroticos - Pisos de relax - Escorts independientes - Casas relax - BDSM - Locales de intercambio - Scorts de alto standing - Call girls - Clubs de alterne - Contactos eróticos - Modelos - Chicas de compañía - Señoritas de compañía - Chicas de alterne - Azafatas - Burdeles - Saunas eróticas - Prostíbulos - Tantra - Acompañantes de lujo - Damas compañía - Callgirls - Agencias de escorts - Putas de lujo - Salidas a hoteles y domicilios - Sado erótico - Anuncios de sexo - Putas a domicilio -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Batman - Platinum - Agencia Sexy Nights - Eden - Club Barbie - La Estrella - Club Starlets - Gran via 532 - Club Lexis - Club Riviera Castelldefels - Comendadoras - Paraíso Privee - Hot Madrid - Jobe y el amor - Nice - Bailen 22 - Casanova59 - Enigma - Club Free - Cotton Club - President - Alexia - Viladomat 208 - Dollar Club - Saratoga

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Así que Mónica no llevaba ropa interior. No era algo inusual en ella, incluso antes de iniciar su relación con Marcos ya lo había probado en diversas ocasiones. Le gustaba sentirse liberada de esas pequeñas prendas, aunque también sabía usarlas con enorme conocimiento cuando la ocasión lo requería. Al levantarse aquella mañana de la cama, junto a su novio, Mónica se duchó y se dispuso a escoger la ropa que se pondría aquel día. Empezando con el morbo habitual entre ellos dos, le preguntó a Marcos, en un tono socarrón, que deseaba que se pusiera para vestirse. Él, acostumbrado ya a estas preguntas, le respondió desde el baño que no era necesario que se pusiera nada. Se refería a la ropa interior, por supuesto. Mónica, ni corta ni perezosa, le hizo caso, y se vistió tal como se encontraba en esos momentos en unos grandes almacenes.

2. En la parte superior llevaba una sencilla pero gustosa camiseta de tirantes, que dejaba a la vista de todas las miradas su ombligo, y la estrechez de la misma hacía a su vez de sujetador de unos pechos excepcionalmente sugerentes, generosos en su tamaño, y sensualmente voluptuosos. Su pelo, de un negro intenso, era largo y liso, cayéndole por sus hombros y su menuda espalda, y era inusitadamente suave, tal como se podía apreciar al menor movimiento de su cabeza. Su cuerpo era excepcional, quizá no mejor que el de muchas otras chicas que se creían en inferioridad, pero sabía como realzarlo y como sacar el máximo partido a sus curvas. Resultaba enormemente provocativa, simplemente con verla a lo lejos, y ella era plenamente consciente que su cuerpo era objeto de deseo sexual para la mayoría de los hombres con que se cruzaba.

3. Mónica, ese día, le sorprendió muy gratamente. Llevaba puesto un vestido totalmente negro, muy elegante, de una sola pieza, que le cubría casi la totalidad de su cuerpo, exceptuando sus sensuales pies y un incansable y siempre sugerente escote. Si figura y la sinuosidad de sus curvas se apreciaban mejor que nunca, aunque, eso sí, bajo un tela fina negra. Mónica estaba radiante, hermosa. Marcos, a su lado, tuvo la sensación que debía cuidarse y arreglarse más, aunque se trataba de un chico guapo, simpático, y con un encanto especial. Se sentaron en la zona céntrica del restaurante. Estaban rodeados por otras parejas que deseaban pasar una velada romántica en ese distinguido restaurante. Pidieron lo que iban a tomar, y empezaron a hablar de sus cosas, a veces de forma caótica, yendo de un tema a otro, pero siempre terminaban la charla recordando lo mucho que se querían. Comieron con entusiasmo el primer y el segundo plato, y justo cuando habían pedido los postres, Mónica se disculpó y se dirigió al baño.

4. Mirando a través del escaparate vio a Marisa cruzar la acera en dirección a ella y pensó, por un momento, que no estaría mal que un coche pasara por encima de ella, dejándole el camino libre con Raúl. A pesar de lo que habían hablado en el hospital el joven y ella, no estaba nada convencida con lo que él le dijo, y quería a toda costa acabar a su lado, si cabe, ahora más que nunca. Y ya no pensaba ser ella la que siempre sufriera. Durante el tiempo que había estado en cama, se había dado cuenta de que nadie mostraba sinceridad al hablar con ella en el hospital, sólo sus padres. Ni las vecinas, ni las compañeras del instituto que la conocían de toda la vida. Nadie. Todos la miraban como a un bicho raro, una incomprendida, algo inferior, enfermo, despreciable, y pensó, por una vez, en su felicidad, y no en lo que pudieran pensar los demás al verla hacer las cosas. La chica tímida y vergonzosa se había transformado en la chica fría y egoísta.