Masajes Madrid

Masajes eróticos y sensuales en Madrid

Hola. Me llamo Carla Suárez y soy una excitante y sensual escort española de maravillosos ojos verdes y te ofrezco la posibilidad de explorar junto a mí todo un universo de placeres sin fin. Si te apetece goza de mi compañía y de mi savoir faire llámame. Soy una mujer a la que le gusta la naturalidad (lo comprobarás cuando acaricies mis bellos pechos naturales) y que está convencida de una cosa: el destino te ha puesto en mi camino para que nos conozcamos y para que vivamos una experiencia única e inolvidable, cargada de pasión y de lujuria. No te lo pienses más y llámame. Ven a conocerme y deja que te envuelva la sensualidad de mi mirada, abandónate al vaivén de mis susurros y al oleaje que marquen mis caderas, ríndete a la perdición del placer tan intenso como prohibido que, durante tanto tiempo, has estado esperando y comprueba hasta qué punto tus fantasías son mi prioridad. Te espero. Siempre que te sea posible contacta conmigo a través de mail y adjunta tu teléfono. Sólo reservo citas con 24 horas de antelación.

Masajes eróticos y sensuales, Tantra, cuerpo a cuerpo, lo que desees ... Soy una excelente masajista que te ofrece exquisitos masajes en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Masajes Madrid

Masajistas en Madrid

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Chicas de compañía - Tantra - Modelos - Apartamentos por horas - Agencias de escorts - Locales de intercambio - Sado erótico - Señoritas de compañía - Casas relax - Burdeles - Callgirls - Putas de lujo - Salidas a hoteles y domicilios - Azafatas - Call girls - Acompañantes de lujo - Prostíbulos - Prostitutas de lujo - Contactos eróticos - Escorts independientes - Chicas de alterne - Saunas eróticas - Pisos de relax - Putas a domicilio - Clubes de relax - Scorts de alto standing - Masajes eroticos - Clubs de alterne - Anuncios de sexo - BDSM - Damas compañía -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Casanova 59 - Bacarra - O´Dely - Alexia - Club Eros - Aribau 64 - Equus - Sauna Yuma - Basinger - Thermas - Gran via 532 - Cuore Cabaret - Batman - Club Romaní - Hot Madrid - Club Barbie - Habana - Club Starlets - Club Riviera Castelldefels - Eden - La vie en Rose - Medea - Pretty Woman - L´hibou - Club Lexis

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Mirando a través del escaparate vio a Marisa cruzar la acera en dirección a ella y pensó, por un momento, que no estaría mal que un coche pasara por encima de ella, dejándole el camino libre con Raúl. A pesar de lo que habían hablado en el hospital el joven y ella, no estaba nada convencida con lo que él le dijo, y quería a toda costa acabar a su lado, si cabe, ahora más que nunca. Y ya no pensaba ser ella la que siempre sufriera. Durante el tiempo que había estado en cama, se había dado cuenta de que nadie mostraba sinceridad al hablar con ella en el hospital, sólo sus padres. Ni las vecinas, ni las compañeras del instituto que la conocían de toda la vida. Nadie. Todos la miraban como a un bicho raro, una incomprendida, algo inferior, enfermo, despreciable, y pensó, por una vez, en su felicidad, y no en lo que pudieran pensar los demás al verla hacer las cosas. La chica tímida y vergonzosa se había transformado en la chica fría y egoísta.

2. Mientras tanto sus manos recorren con vehemencia los contornos de mi cuerpo, su boca se posa en mi cuello y traza un trayecto lineal pasando por mi pecho hasta mi ombligo y aun mas abajo hacia ese lugar en el que hasta el momento nadie se había acercado. Su lengua roza el contorno superior de mi pubis y creo desfallecer ( recuerden que me había hecho una depilación brasileña ) de lo sensible que estaba en ese punto de mi femenino ser. Su nariz absorbe mi olor y me parece el gesto mas erótico que ojos algunos hayan visto. No sentí ni vergüenza ni nada, solo un inefable placer que me hacia gemir sin intermisión. Sus labios se apoderaron de mi ser y ya no pude pensar mas. Su lengua recorría mis pliegues, saboreaba mis fluidos y mis manos mientras estaban sobre su cabeza acariciándolo y a la vez urgiéndolo a que no parase ese el placentero tratamiento que me infligía. Hasta que por fin supe lo que era un orgasmo, lo que significaba que tu ser se fraccionara en miles de pequeñas porciones y luego se volvieran unir, encajando una en las otras como si fuese un rompecabezas. Sentía como mi cuerpo se contorsionaba causa de los temblores y lo abrace. El se recostó junto a mi y me beso. Su sabor y el mío se entremezclaban resultando, pecaminoso, embriagante como un néctar alucinógeno.

3. Mónica pensaba en todo eso, quizá no era exactamente así, quizá su imaginación iba demasiado deprisa, pero le gustaba sentirse observada, ser el centro de atención… de hecho, le encantaba. Tenía un cuerpo bonito, atractivo para la gran mayoría de los hombres…y de no pocas mujeres. Bajo su minifalda se vislumbraban unos muslos bien bronceados, al igual que el resto de su piel (incluso la que no era visible), y que se veían tremendamente sensuales y deseables. El aspecto de sus piernas era inmejorable, y es que a pesar de ser una muchacha muy dinámica y que siempre andaba ocupada, siempre disponía de unos minutitos para cuidárselas, y sin vislumbrarse ningún rasguño ni irregularidad, su piel confería un aspecto fino y suave.

4. Dirige sabiamente su pene hacía mi vagina y vuelve a penetrarme. Yo me incorporo un poco apoyándome sobre los codos y él coloca sus manos sobre mis senos y empieza a acariciármelos a la vez que comienza a moverse suavemente. Poco a poco va acelerando el ritmo. Gimoteo cada vez más fuerte, me vuelve loca sentir sus huevos repicando contra mi clítoris y su respiración en mi oído a medida que él precipita sus movimientos. De repente siento sus dientes mordiendo mi cuello y su lengua acariciándolo suavemente, justo debajo de mi oído y eso hace que mi piel se erice más, que las sensaciones se multipliquen y que el orgasmo se acelere. Él empuja con fuerza una y otra vez y en unos segundos mi cuerpo empieza a convulsionarse presa del orgasmo. Cuando termino, y sólo unos segundos después se corre él llenándome con su leche caliente. Me abraza con fuerza y yo me siento feliz.