Masajes Madrid

Masajes eróticos y sensuales en Madrid

Soy Ara, escort internacional instalada en Madrid y tu compañera de juegos, BDSM. Soy una exploradora intrépida de mi sexualidad a través de nuevas y auténticas experiencias. Si estás leyendo mi perfil es porque lo mismo ocurre contigo. ¡Al describir mi identidad sexual, diría que soy muy versátil, lo que simplemente significa que podría ser una seductora dominante o la escort sumisa de tus sueños, una sádica sensual, muy juguetona o una ama estricta si así lo deseas o, quizás, tu sumisa que disfruta de ¡spanking! Mi deseo sexual es insaciable, podría ser una Diosa con una mente pervertida y una fetichista. Además de una provocativa jugadora de poder, soy una conversadora culta, y una amante apacible y complaciente. Un diablo disfrazado o una muy buena chica ... lo que tú quieras. Después de haber perfeccionado mis habilidades en BDSM en un Dungeon en Londres, cuento con una formidable riqueza de experiencia en masajes sensuales y prácticas en juegos eróticos. Y con una muy buena reputación como una de las jóvenes que domina estas prácticas y las disfruta como nadie. Tengo una licenciatura y estoy realizando un master en sexología porque siempre he sabido que el placer es mi verdadera vocación. Yo vivo y respiro morbosidades y se nota en mi enfoque de las sesiones. También estoy aprendiendo arte dramático y “roleplay” de fantasía: se está convirtiendo en mi especialidad. Mi estilo es impecable, tanto a nivel técnico como intuitivo. El horario de atención telefónica es de lunes a sábado de 11h a 22h.

Masajes eróticos y sensuales, Tantra, cuerpo a cuerpo, lo que desees ... Soy una excelente masajista que te ofrece exquisitos masajes en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Masajes Madrid

Masajistas en Madrid

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Call girls - Clubes de relax - Acompañantes de lujo - Señoritas de compañía - Saunas eróticas - BDSM - Pisos de relax - Tantra - Callgirls - Apartamentos por horas - Damas compañía - Scorts de alto standing - Azafatas - Putas de lujo - Putas a domicilio - Prostíbulos - Escorts independientes - Contactos eróticos - Burdeles - Agencias de escorts - Salidas a hoteles y domicilios - Casas relax - Sado erótico - Prostitutas de lujo - Locales de intercambio - Chicas de compañía - Anuncios de sexo - Modelos - Clubs de alterne - Chicas de alterne - Masajes eroticos -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Hot Madrid - Basinger - New Tuset - Saratoga - Alexia - Sauna Cristal - Thermas - Bailen 22 - Sauna Yuma - Tuset Barcelona - Medea - Jobe y el amor - Agencia Sexy Nights - Azul - Club Starlets - Comendadoras - Aribau 64 - Equus - Charlie Club - Paraíso Privee - Club Lexis - Eden - Dollar Club - Habana - Club Free

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. No tardé tampoco en meter mi mano por debajo de tu pantalón y de tu tanga para tocar tu culo sabrosón como diría un sudamericano, no me corté en hacerlo, en enredar mis dedos en tu tanga para apretarlo suavemente contra tu coño, noté una reacción y creo que agradable al sentir que algo se introducía entre tus labios vaginales, seguí así un ratito apretando mi mano contra tu culo y tarando suavemente del tanga. Ya no aguante mas y dejé de acariciar tus pechos y me decidí por llevar mi mano a tu entrepierna, apretándola contra el pantalón para sentir la calentura que tenias en tu coño, al notar esa calentura, no tuve mas que hacer todo lo que pudiera por aliviarla, abrí tu bragueta y metí mi mano dentro viendo en tu cara un gesto de satisfacción que aunque profundo no llegó a producirte ningún gemido, que al poco de introducir mi mano en tu coño no tardarías en producir.

2. Ahora parece que nos tomamos un respiro y nos separamos, nos miramos sin decirnos nada e intentamos que alguna parte de nuestros cuerpos siempre se sigan tocando Tu pecho se separa de mí, pero tu pelvis intenta seguir tocan mi pene erecto por el amor y la pasión del momento, tu abres un poco las piernas para poder llegar mejor a mi miembro, con una mirada maliciosa pero encantadora, te acercas a mí pene y cuando lo consigues empiezas a frotarte lentamente, mientras sigue mirándome de esa forma excitante. Mientras sigues frotándote con mi pene me coges de las manos y las llevas a tus pechos y empujando tu misma. Yo no tardo mucho en meter mis manos por debajo de la camiseta y acariciar tus pechos solamente separando un sujetador negro y sexy de tocar tus pechos.Sigo tus indicaciones y acaricio tus pechos mientras nos besamos apasionadamente, mis manos no tardan en deslizarse por tu espalda para desbrocharte el sujetador y dejar tus pechos al aire, cuando notaste que te desabroché el sujetador tu misma y ante mí asombro tu te quitaste la camiseta haciendo que me echara hacia atrás para ver tus hermosos pechos y seguir acariciando y besándolos. Tú seguías empujando tu pelvis contra mi paquete y cada vez con mas fuerza, bajé una de mis manos hasta tú culo para apretar aún con mas fuerza, contra mi paquete, estábamos desenfrenados y ya empezábamos a soltar algún que otro gemido, eso me excitaba más.

3. De repente, y poniendo las manos sobre mis apretados glúteos me ayudabas e incitabas a agilizar el ritmo. Poco guanté en esa posición por lo que exploté vertiéndome encima de aquello q se ponia por delante. Te miré te miré con cara de preocupación, pero por poco tiempo. Sabía exactamente lo que querías, y yo estaba ahi. Después de limpiarme un poco me coloqué justo detrás tuya, los dos permanecíamos tumbados en la cama, yo te abrazaba mientras q besándote el cuello palpaba rápidamente tus ahora durísimos pezoncitos. Así, intruducí de nuevo mi aún erecto falo en tu húmedo aparato que siempre me atraía. con movimientos fuertes y rápidos decidí ayudarme de mi mano que pasó del duro pezón al pequeño botón que tan alto placer te causaba.Masageándo mientras te penetraba, cada vez me costaba más mantenerme así. Tus pequeños gemidos rompían en la habitación dandome más y más ganas. No tardaste mucho en explotar de placer mientras respirabas fuertemente. Todabía exsausto te besé tiernamente un momento, y pasé a acurrucarte bajo mi hombro. Permanecí besándote la frente hasta darme cuenta que te quedaste dormida.

4. Abro la boca, la acerco a tu cuello y tú acercas la tuya al mío. Clavo mis colmillos en ti, tú clavas los tuyos en mí, y empiezo a sentir como tu dulce sangre llena mi boca, mientras la mía llena la tuya. Los latidos se confunden y una amalgama de sensaciones llenan nuestros corazones. Empezamos a movernos uno contra el otro cada vez más rápidamente y el orgasmo empieza a nacer en mí y también en ti, siento que tu sexo se hincha dentro de mí, en pocos segundos estallo en un demoledor éxtasis de pasión a la vez que tú también te derramas en mí, mientras nuestras sangres nos recorren. Es el éxtasis supremo. Cuando ambos dejamos de convulsionarnos, apartamos las bocas y te tumbas a mi lado. El sopor empieza a apoderarse de mí, te levantas y cierras la puerta del balcón. Vuelves junto a mí. Recuesto mi cabeza sobre tu hombro y siento como el sueño me vence. El juego ha terminado. Nuestra noche se acabó.