Masajes Barcelona

Masajes eróticos y sensuales en Barcelona

Soy María Ybarra y me considero una mujer elegante, muy sensual, que te enloquecerá sólo verla y ansiarás por acariciar mis preciosos pechos naturales. Notarás mis orígenes canarios en el calor de la pasión de nuestro encuentro. Deseo conocerte ...

Soy masajista profesional por ello en mis servicios incluyo una sesion del mejor masaje relajante complementado con cuerpo a cuerpo. La sensacion de mis pechos rozando tu cuerpo, experiencia digna de vivir. Mi cuerpo joven te transportará al más alto placer. Masajes eróticos y sensuales para disfutar mejor de la vida. Ven a conocerme y disfrutar de los mejores masajes en Barcelona.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Masajes Barcelona

Masajistas en Barcelona

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Agencias de escorts - Prostíbulos - Putas a domicilio - Señoritas de compañía - Pisos de relax - Clubes de relax - Tantra - BDSM - Chicas de alterne - Sado erótico - Prostitutas de lujo - Azafatas - Putas de lujo - Clubs de alterne - Damas compañía - Salidas a hoteles y domicilios - Callgirls - Call girls - Chicas de compañía - Locales de intercambio - Acompañantes de lujo - Masajes eroticos - Scorts de alto standing - Modelos - Burdeles - Escorts independientes - Casas relax - Anuncios de sexo - Apartamentos por horas - Contactos eróticos - Saunas eróticas -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Jobe y el amor - Habana - Club Barbie - Baronet - Pub Aribau 240 - Cuore Cabaret - La vie en Rose - Azul - Nyoman - Club Starlets - Club Lexis - L´hibou - Batman - Cotton Club - Enigma - Casanova 59 - Club Free - Viladomat 208 - Equus - La Estrella - Club Eros - Charlie Club - Medea - Comendadoras - New Tuset

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Apenas acabó, la acoste en la arena, boca abajo y me puse sus piernas una a cada lado de mis hombros, sintiendo que el momento por fin habia llegado; era hora de hacerlo, ella lo queria, yo lo deseaba, habia una confianza ciega entre nosotros y por sobre todo eramos hermanos y nos amabamos en serio, ambos queriamos lo mejor el uno para el otro... Decidido y ansioso puse mi pija entre las piernas de agus. Al sentirla, gimió, y me acercó para que la besara. Me puse encima, todavía sin metérsela toda, y le dije: "este va a ser nuestro secreto mas hermoso Agustina" "Te amo hermanito, cojeme...", dijo ella,... entonces comenze a penetrar a mi hermana, despacio, seguro de controlar la situación, sintiendo un placer indescriptible, lanzando ambos un gemido hermoso y queriendo estar así toda la vida.

2. Me quito la playera y me comienzas a desnudar mientras me besas. Tomas mi pene ya muy duro y caliente y lo masajeas, no puedo evitar dejar salir un gemido me encanta como me tocas. Me acuesto entre tus piernas y paso mi lengua desde tu perineo hasta tu clitoris, ese sabor me invade y me excita aun mas. Comienzo a lamer, morder y chupar ritmicamente tus labios y tu clitoris. Repentinamente siento un calor delicioso en el pene y a mi asombro lo encuentro dentro de tu boca- que delicia-la excitacion, me hace ir mas y mas rapido, introduzco un dedo en tu vagina y emites un gemido que me da un escalofrio de placer. Lamo tu clitoris con fuerza y te penetro con la lengua tus movimientos me anuncian un orgasmo proximo lo hago mas rapido y te vienes. Al intentar pararme no lo permites continuas-falta poco- veo tus senos en un vaiven y el movimiento de tus caderas igual al de la mar, sensual tu lengua por mi glande me vuelve loco, ya no puedo mas y un hilo de semen se dispersa por tu labios dandome la sensacion mas deliciosa de mi vida.

3. Asientes con la cabeza, me besas y lentamente te colocas con las piernas abiertas en mi regazo, mi sexo esta en la posición correcta, poco a poco te penetra, se desliza suavemente. Un suspiro escapa de tu boca al comprobar que toda mi extensión se ha perdido en tus carnes. La danza erótica comienza, lentamente, como el barco zarpando de un tranquilo puerto, a medida que te beso y estrujo entre mis manos tus pechos, los jadeos se hacen más intensos. El ritmo va en ascenso, en algún momento de la escalada me miras con atención a los ojos, sé lo que significa. Te abrazo entonces, arremeto con mayor fuerza, tu placer se sonoriza, deseas más. Dadivoso te complazco. Las sensaciones se intensifican, el mundo se aleja de la realidad, somos ahora uno solo, envueltos en un halo de placer increíble. Me excita mirarte así, nos recorremos mutuamente, las manos de ambos se pierden entre los cuerpos, el deseo de fundirme en ti viene ahora. Nos liberamos juntos en un gran orgasmo, el tiempo se detiene, en el Universo solo existimos tú y yo. Retenemos la respiración y caemos rendidos ante la gloria. Nos besamos tiernamente, en un abrazo relajamos los cuerpos, ha sido maravilloso. Te pido que subas a la cama…

4. Ahora parece que nos tomamos un respiro y nos separamos, nos miramos sin decirnos nada e intentamos que alguna parte de nuestros cuerpos siempre se sigan tocando Tu pecho se separa de mí, pero tu pelvis intenta seguir tocan mi pene erecto por el amor y la pasión del momento, tu abres un poco las piernas para poder llegar mejor a mi miembro, con una mirada maliciosa pero encantadora, te acercas a mí pene y cuando lo consigues empiezas a frotarte lentamente, mientras sigue mirándome de esa forma excitante. Mientras sigues frotándote con mi pene me coges de las manos y las llevas a tus pechos y empujando tu misma. Yo no tardo mucho en meter mis manos por debajo de la camiseta y acariciar tus pechos solamente separando un sujetador negro y sexy de tocar tus pechos.Sigo tus indicaciones y acaricio tus pechos mientras nos besamos apasionadamente, mis manos no tardan en deslizarse por tu espalda para desbrocharte el sujetador y dejar tus pechos al aire, cuando notaste que te desabroché el sujetador tu misma y ante mí asombro tu te quitaste la camiseta haciendo que me echara hacia atrás para ver tus hermosos pechos y seguir acariciando y besándolos. Tú seguías empujando tu pelvis contra mi paquete y cada vez con mas fuerza, bajé una de mis manos hasta tú culo para apretar aún con mas fuerza, contra mi paquete, estábamos desenfrenados y ya empezábamos a soltar algún que otro gemido, eso me excitaba más.