Contactos Valencia

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Soy Daniela Abad una valenciana auténtica, llena de sensualidad. Te impresionará mi belleza natural, pero además de una cara muy bonita, también tengo un carácter cálido y muy dulce, con gran capacidad para suscitar sensaciones inimaginables. Mis besos son muy fogosos y mis caricias te harán vibrar. Mi cuerpo de infarto, con curvas explosivas y cargadas de erotismo puro te demostrarán que conmigo podrás sentir un placer indescriptible, que te transportará hacia el mayor estado de deseo que jamás hayas vivido ... Durante nuestro encuentro te excitaré con cada parte de mi cuerpo y te haré perder el sentido. No olvides que después de conocerme quedarán en ti unas gotitas de mi esencia, que te harán volver a revivir el dulce placer en tu pensamiento una y otra vez ... Ven y conóceme, tu dulce Daniela, te está esperando. Por favor, doy y requiero formalidad.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Valencia, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Valencia.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Valencia

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Masajes eroticos - Burdeles - Tantra - Señoritas de compañía - Clubs de alterne - Locales de intercambio - Damas compañía - Escorts independientes - Callgirls - Chicas de compañía - Chicas de alterne - Agencias de escorts - Sado erótico - Call girls - Scorts de alto standing - Saunas eróticas - Pisos de relax - Salidas a hoteles y domicilios - Casas relax - Azafatas - Modelos - BDSM - Prostíbulos - Contactos eróticos - Clubes de relax - Putas de lujo - Prostitutas de lujo - Apartamentos por horas - Anuncios de sexo - Acompañantes de lujo - Putas a domicilio -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Charlie Club - Saratoga - Pretty Woman - Club Lexis - Club Barbie - L´hibou - Dollar Club - Aribau 64 - Pub Aribau 240 - Paraíso Privee - Bacarra - Casanova59 - Alexia - Cotton Club - Comendadoras - Club Romaní - Club Free - President - Thermas - Enigma - Club Eros - Habana - Platinum - Sauna Yuma - Hot Madrid

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Nos abrazamos fuertemente mientras me recostaba sobre la mesa, a la vez que volcaba las copas y el tipo del bar se iba, bajaron las luces y todo fue besos, caricias, quejidos, susurros de esos que te hacen temblar y, mi cuello, pobrecito del..... recibía los mejores besos que jamás a recibido. Mis senos, calientes de tantas caricias, salieron de mi sostén blanco tal cual fueran alimentar un bebe, y él, tiernamente, poso esos exquisitos labios en ellos, mientras una de sus manos se colaba bajo mi falda buscando mi secreto, ese que luego recibiría todo el fuego de aquel tipo desconocido. Después de aquel encuentro furtivo, y de tener sexo en un bar solo para nosotros dos, jamás volví a estar con él, ni siquiera supe su nombre, solo me quedo el lindo recuerdo de un macho riquísimo que me amó como si hubiera estado guardando esa pasión para mí durante mucho tiempo y al cual, mientras gemía disfrutando de tanto placer en medio de un desenfrenado mete y saca, desnudos sobre una mesa, mirándonos lujuriosamente, llamé Víctor.

2. Mónica tomó asiento, sin dejar de mirar a los ojos de Marcos, y con una sonrisa casi imperceptible en su cálida boca. Marcos asimiló por fin la situación, y le pareció inmensamente morbosa y excitante. Notó un movimiento en su entrepierna…no era para menos, su novia le acababa de entregarle sus braguitas en medio de un restaurante repleto de gente. Allí estaba ella, tan guapa con ese elegante vestido, y a la vez tan morbosa…Marcos supo que había encontrado a su alma gemela, al amor de su vida. Agarró la prenda íntima de su novia, y pensó en dejarla en algún sitio a buen recaudo, como queriendo esconderla, pero no supo dónde guardarla…luego, yendo al otro extremo, pensó en llevársela a la cara, y olerla tiernamente. Le excitaba hacer eso en presencia de Mónica…y de otras personas anónimas. Su erección estaba más que consumada. Pero al final no se atrevió, y decidió dejarlas donde Mónica quiso dejarlas caer…al fin y al cabo, era el sitio más seguro para tenerlas bajo custodia. Mónica, por su parte, sentía un suave cosquilleo en su estómago, pero se encontraba tremendamente excitada. Al sentarse había notado con más intensidad el frío de la silla. Había pensado también en hacer algo más, pero que ya vio que seria inviable…al menos en esa noche. Quería que su novio lo viera con sus propios ojos.

3. Dejó el bolso en su asiento, que aunque no le gustaba llevarlo, lo creía necesario para llevar su móvil y otras cosas que ella pudiera necesitar en determinadas circunstancias. Marcos no perdió detalle del contoneo del trasero de su novia en ese andar tan gracioso que tenía, pero que tan sumamente excitante resultaba. Pudo apreciar, cuando el paso de una pierna tensaba sensiblemente el vestido, la marca de unas braguitas. Jugó a adivinar de cuáles se podría tratar. Pensó en unas blancas, una de sus favoritas…y imaginó que esa misma noche, cuando llegaran a casa, tendría la oportunidad de sacarle el vestido de los pies a la cabeza, y ver el increíble cuerpo desnudo de Mónica, tapado mínimamente por esas braguitas tan sensuales. Al cabo de casi cinco minutos Mónica salió del baño y se dirigió a reunirse con su pareja. A pesar de lo que llevaba cogido en su puño, no se mostraba dubitativa ni indecisa, muy al contrario, su andar era firme y decidido. Marcos no la vió venir, ensimismado como estaba en sus pensamientos. Mónica se situó a su lado, y antes de que él pudiera reaccionar, ella se inclinó suavemente y le susurró en la oreja un escueto: "Toma, esto es para ti". Al mismo instante que decía estas palabras dejó caer en el regazo de su novio la única prenda íntima que llevaba esa noche. Marcos tardó en reaccionar…lo primero que pensó es que no tendría ya que esperar hasta más tarde para saber que, efectivamente, las braguitas que llevaba eran, ahora ya sin ninguna duda, sus favoritas.

4. Al mismo tiempo, con una mano le acariciaba su nalga derecha, estirando la piel alrededor de su culo y mientras le metia la pija hasta el fondo, cada ves más rápido y tratando de que mis huevos no se quedaran afuera, apretando mi pubis junto al suyo, lleno de hermosos pelitos negros, sintiendo lo hermoso que es hacerle el amor de esa manera a alguien que uno ama con toda el alma, asi esta sea tu propia hermana de sangre, sintiendo los carnosos labios de su sexo tragarse una y otra vez con voracidad mi pija a punto de estallar, sintiendo el calor de mi hermana que estaba a punto de acabar, sabiendo que quizas eso nunca debió de ocurrir y sabiendo la envidia que de saber lo que estaba pasando me tendrian muchos que hubiesen pagado lo que no tenian por estar como yo estaba con agustina y tambien la de aquellos que nunca van a saber lo que es el verdadero placer, el que se siente al hacerle el amor a alguien con todos los sentidos puestos en ella, asi esa personita sea tu hermana, ¿acaso importa eso si ambos se atraen fisicamente, si hay consentimiento de ambas partes, si no se le hace mal a nadie y fundamentalmente si se quieren como nos queremos mi hermana y yo?, para mi esto fue, es y será amor verdadero. el que rompe con todas las barreras.