Contactos Valencia

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Simpática, agradable, divertida, morbosa y muy, muy sexy. Así es Chloe, esta sensual escort rusa de cuerpo tentador y naturalidad a prueba de caricia. Cuando sientas en tus manos los cálidos pechos de Chloe lo comprobarás. Cuando la veas caminar y contemples el vaivén de sus nalgas, te volverás loco de deseo. Cuando sus labios recorran tu cuerpo y éste se entrelace con el tuyo, te parecerá estar viviendo un sueño. En ese sueño, todas tus fantasías se harán realidad y el placer sexual adquirirá para ti matices desconocidos. Y es que Chloe, pese a su juventud, es una auténtica maestra del placer, una diosa del sexo, la amante ideal para vivir una experiencia única e inolvidable. No dejes escapar la oportunidad de disfrutar de la compañía de esta maravillosa chica de compañía del Este y cítate con ella. No te arrepentirás.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Valencia, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Valencia.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Valencia

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Masajes eroticos - Burdeles - Callgirls - Modelos - Acompañantes de lujo - Scorts de alto standing - Salidas a hoteles y domicilios - Damas compañía - Tantra - Pisos de relax - Azafatas - Clubs de alterne - Putas a domicilio - Call girls - Chicas de alterne - BDSM - Sado erótico - Anuncios de sexo - Señoritas de compañía - Apartamentos por horas - Putas de lujo - Clubes de relax - Escorts independientes - Prostíbulos - Prostitutas de lujo - Casas relax - Chicas de compañía - Contactos eróticos - Saunas eróticas - Locales de intercambio - Agencias de escorts -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Club Eros - Viladomat 208 - Baronet - Club Riviera Castelldefels - Batman - New Tuset - President - Bailen 22 - Habana - Jobe y el amor - Dollar Club - Club Barbie - Azul - Agencia Sexy Nights - Showgirls - Pretty Woman - Enigma - Hot Madrid - Sauna Yuma - Paraíso Privee - O´Dely - Equus - Sauna Cristal - Basinger - Aribau 64

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Cierro los ojos y siento que no hay nadie allá afuera, sólo estamos él y yo, y el fuego que arde dentro de nosotros. El mundo podría hundirse bajo mis pies y no me importaría porque él esta conmigo y yo estoy con él. Una de mis manos se desliza hasta su miembro erecto. Lo acaricio suavemente, pero enseguida debo abandonarlo, porque él se agacha. Besa mis senos, los chupetea y sigue hacía bajo por mi vientre hasta llegar a mi sexo. Abro las piernas y siento su dedos moviéndose diestramente, acariciando, y haciendo que la excitación suba y mi respiración se vuelva jadeante. Noto su lengua sobre mi clítoris moviéndose sinuosamente. Suspiro profundamente, mientras con mis manos empujo su cabeza hacía mi sexo. Su lengua baila de mi vagina a mi clítoris alternativamente y las piernas empiezan a flaquearme. Por eso, él se pone en pie y me lleva hasta la cama. Me siento en el borde y abro mis piernas, mientras él se arrodilla entre ellas. Hurga de nuevo entre mi pelo púbico, introduce un dedo en mi vagina y mi cuerpo se tensa. Luego acerca su boca a mi sexo y empieza a lamerlo. Gimo y me estremezco al sentir su boca y me acuesto sobre la cama, mientras él sigue lamiendo e introduciendo un par de dedos en mí de vez en cuando.

2. Al salir me tomaste de la mano y me llevaste a un rincón. Repagaste tu cuerpo al mío, la gente pasaba y observaba, pero no importaba, tomaste mi mano y la guiaste hasta tu bulto hinchado, introduje disimuladamente mi mano y le toque. ¡Que delicia!, sentí el calor y la humedad mientras tu lengua y la mía danzaban desesperadas. Tus brazos me rodeaban aprisionando mi cuerpo. Tratamos de contenernos y seguimos caminando buscando un lugar donde estar a nuestras anchas. Era difícil controlarnos, cada rincón oscuro era un pretexto para abrazarnos. Por fin encontramos un pequeño lugar, no lo que hubiéramos querido, pero al fin y al cabo estaríamos solos. Al entrar y cerrar la puerta, me atrapaste entre la pared. Metiste tu enorme lengua en mi boca mientras tus manos recorrían mi cuerpo. Mi corazón latía con fuerza, no me daba cuenta de lo que hacía, solo eran sensaciones que nunca olvidare.

3. Yo me dejaba amar, abriste mis piernas suavemente buscando la humedad de mi ser, haciéndome estremecer. Sentí como entrabas suavemente llenándome plenamente, mis piernas te abrazaban, te atraían a mí. Tomaste mis manos y las llevaste hacia arriba, tu boca recorría mi cuello, me sentía indefensa, no sabia que hacer o que decir, solo quería complacerte. Tu cuerpo y el mío se acoplaron perfectamente. Recorriste mi cuerpo de principio a fin y mi boca hizo lo mismo con el tuyo, lamiéndolo completamente. Disfrute de tu sabor en mi boca e hice arder tu cuerpo en cada contacto. Conocí todo tu cuerpo, cada parte de tu ser, aun recuerdo tu mirada y todas esas caricias que inventamos entre los dos.

4. Me entretuve un rato en tu entrepierna tocando tu coño por encima de tu tanga, pero tu con una de tus manos mientras yo acariciaba tu coño retiraste hacia un lado el tanga para que pudiera disfrutar de todas del amor que se desprendía de tu entrepierna, al sentir esa humedad y comprobar que querías que te tocase ahí y de esa forma empecé a bajarte los pantalones, que con tu ayuda resultó ser mas fácil y rápido, cuando dejaste al descubierto tal maravilla no pude contenerme y bajé mi cabeza hasta tu coño para poder saborear el amor que fluía del coño mas hermosa que había visto, empecé por besarlo pero pronto de besarlo y comencé a lamer los labios vaginales, hasta encontrar tu clítoris, la sensación fue tan agradable comprobar que cada vez que pasaba mi lengua Por él, tú te estremecías de placer, que mi estado era de éxtasis total, combinaba el lamer tu clítoris con leves mordisquitos en él, a la vez que introducía uno o dos dedos en la vagina. Cuando hacia esto podía escuchar tus gemidos de placer, gemidos que me seguían estremeciendo.