Contactos Valencia

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Soy Aby, una mujer impresionante. Si has soñado alguna vez estar con una chica Playboy, esta es tu ocasión. Rubia, ojos azules, alta y con unas curvas increíbles, una chica que te dejará boquiabierto. Si deseas salir de la rutina y vivir momentos únicos de sexo y pasión, yo haré realidad tus fantasías más eróticas. Además soy una mujer encantadora, de trato adorable y muy simpática por lo que además de pasar momentos muy pasionales, podemos compartir momentos distendidos en veladas, cenas y viajes.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Valencia, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Valencia.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Valencia

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Escorts independientes - Damas compañía - Chicas de compañía - Anuncios de sexo - Putas de lujo - Pisos de relax - Saunas eróticas - Call girls - Modelos - Casas relax - Azafatas - Señoritas de compañía - Clubs de alterne - Chicas de alterne - Scorts de alto standing - Putas a domicilio - Salidas a hoteles y domicilios - Masajes eroticos - Burdeles - Apartamentos por horas - Agencias de escorts - Contactos eróticos - Prostitutas de lujo - Callgirls - Prostíbulos - Tantra - Acompañantes de lujo - Locales de intercambio - BDSM - Clubes de relax - Sado erótico -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Aribau 64 - Jobe y el amor - Cotton Club - Baronet - Club Free - Club Lexis - Casanova59 - Nyoman - Eden - O´Dely - Hot Madrid - Sauna Cristal - Tuset Barcelona - Club Barbie - Charlie Club - Agencia Sexy Nights - New Aribau - Alexia - Nice - Club Romaní - Dollar Club - President - Medea - Paraíso Privee - Viladomat 208

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Mi gozo se vio truncado cuando se acercó el camarero. Me dio un susto de muerte. Me recompuse como pude y pude ver en sus labios como se dibujaba en su comisura una mueca maligna que dejaba ver que sabía lo que hacíamos. Laura pidió de postre fresas bañadas en champán y yo pétalos de flor bañados en chocolate blanco. Terminamos lo más rápido que pudimos porque a ambos las ganas de sexo nos podían. Pagué con mi tarjeta de crédito. Salimos a la calle y a apenas dos metros de la puerta del restaurante la agarré por la cintura acercando su cuerpo al mío y besando sus rojos labios. Estuvimos mucho tiempo besándonos, pasaron muchos taxis por delante de la puerta del restaurante. Paramos a uno y nos dirigimos al hotel aguantando las ganas de besarnos y tocarnos por aquello de mantener la corrección.

2. Tu no querías parar ahí, te apetecía hacerme gozar y yo deseaba que me hiciese gozar. Mientras besabas mi cuello tu mano recorrió mi cuerpo hasta llegar al bulto que había en mi entrepierna, te aferraste a el con fuerzas, con intenciones de no dejarlo escapar, como si tuviera intención de irse, pero ni mucho menos, solo quería sentir tus caricias y no la hiciste esperar, desabrochaste los botones de la cremallera del pantalón y metiste la mano dentro para encontrarte un miembro duro por toda esta maravillosa situación. Tampoco dejabas de besarme el cuello y la boca mientras tocas mi polla, empiezas a desabrochar los botones de mi camisa y mientras haces eso también me besas el pecho dando en mis pezones mordisquitos leves que producen placer, pero tu nunca sueltas el miembro. Tocas la polla y los huevos, sabes lo que haces se nota que no es la primera vez que masajeas esa parte del cuerpo de un hombre, me encanta la sensación esa de saber que as tocado y estado con algún otro y que me prefieres a mí, ser el elegido por ti me excita.

3. Nos abrazamos fuertemente mientras me recostaba sobre la mesa, a la vez que volcaba las copas y el tipo del bar se iba, bajaron las luces y todo fue besos, caricias, quejidos, susurros de esos que te hacen temblar y, mi cuello, pobrecito del..... recibía los mejores besos que jamás a recibido. Mis senos, calientes de tantas caricias, salieron de mi sostén blanco tal cual fueran alimentar un bebe, y él, tiernamente, poso esos exquisitos labios en ellos, mientras una de sus manos se colaba bajo mi falda buscando mi secreto, ese que luego recibiría todo el fuego de aquel tipo desconocido. Después de aquel encuentro furtivo, y de tener sexo en un bar solo para nosotros dos, jamás volví a estar con él, ni siquiera supe su nombre, solo me quedo el lindo recuerdo de un macho riquísimo que me amó como si hubiera estado guardando esa pasión para mí durante mucho tiempo y al cual, mientras gemía disfrutando de tanto placer en medio de un desenfrenado mete y saca, desnudos sobre una mesa, mirándonos lujuriosamente, llamé Víctor.

4. Te pedí me dieras la espalda y recorrí tu pecho suavemente, tu vientre, mis manos se juntaron en tu espada, me perdí en tu selva, mientras, mi lengua resbalaba entre tus nalgas, tu sexo estaba cada vez mas duro y yo me introducía despacio entre ellas, sentí un impulso de separarte, pero te apreté a mi, movía tu sexo al compás de mi danza y permitiste que mi lengua mamara ese exquisito hoyo, te fuiste dejando llevar por mis deseos, te incline en la cama, sin dejar de tocar tu verga y de lamer tu ano, lleve una mano a tu asterisco y suavemente hice presión, acerque mi boca y lo empape por completo, oí un gemido de aprobación, suavemente introduje un dedo, sentía quemarme por dentro, mis labios palpitaban junto con mi clítoris, la sensación de placer iba en aumento, permitías que jugara dentro de ti, pero yo te tenía una sorpresa, cayo mi falda y apareció un excelente artefacto, un cinturón ceñido a mi cintura con un falo incrustado, lo acerque a ti, te acaricie con el, trataste de voltear y ver que era, pero no te permití hacerlo, seguí calentándote y mamando tu raja, cuando estuvo dispuesto, fui introduciendo mi extensión suavemente.