Contactos Ibiza

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Soy Angelina Joe y soy una linda escort de lujo y modelo brasileña, dueña de un rostro exótico y sensual, con una boca carnosa y lindos ojos azules, con uno cuerpo lleno de curvas que te van a poner a cien. Soy dulce, educada, sensual, sexy y romántica. En la intimidad desataremos la pasión y disfrutaremos de un placer sin límites; iniciando con un masaje tántrico y después un masaje tailandés. Incrementaré el placer cuando te realice sexo oral natural hasta el final, probaremos cualquier postura dejando volar nuestra imaginación, haremos un rico 69 o un delicioso sexo anal ... me encanta besar, acariciar y dejarme llevar por la pasión. Después de nuestro encuentro te deleitaré con un masaje relajante de cuerpo entero para que tú te quedes totalmente relajado y en paz. Te espero con ganas. Llámame y ven a disfrutar de la pasión y entrega al placer.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Ibiza, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Ibiza.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Ibiza

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Locales de intercambio - Escorts independientes - Callgirls - Damas compañía - Burdeles - Putas a domicilio - Modelos - Agencias de escorts - Contactos eróticos - Tantra - BDSM - Chicas de compañía - Acompañantes de lujo - Pisos de relax - Scorts de alto standing - Clubes de relax - Prostíbulos - Anuncios de sexo - Call girls - Azafatas - Putas de lujo - Chicas de alterne - Señoritas de compañía - Sado erótico - Prostitutas de lujo - Saunas eróticas - Clubs de alterne - Casas relax - Salidas a hoteles y domicilios - Apartamentos por horas - Masajes eroticos -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Paraíso Privee - Club Lexis - Kissme - Club Free - Bailen 22 - Aribau 64 - Agencia Sexy Nights - Club Romaní - Club Riviera Castelldefels - Alexia - Pretty Woman - Club Starlets - Nice - Comendadoras - Thermas - Habana - Eden - La Estrella - Cuore Cabaret - Baronet - Charlie Club - O´Dely - Club Eros - Basinger - Casanova 59

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Mónica pensaba en todo eso, quizá no era exactamente así, quizá su imaginación iba demasiado deprisa, pero le gustaba sentirse observada, ser el centro de atención… de hecho, le encantaba. Tenía un cuerpo bonito, atractivo para la gran mayoría de los hombres…y de no pocas mujeres. Bajo su minifalda se vislumbraban unos muslos bien bronceados, al igual que el resto de su piel (incluso la que no era visible), y que se veían tremendamente sensuales y deseables. El aspecto de sus piernas era inmejorable, y es que a pesar de ser una muchacha muy dinámica y que siempre andaba ocupada, siempre disponía de unos minutitos para cuidárselas, y sin vislumbrarse ningún rasguño ni irregularidad, su piel confería un aspecto fino y suave.

2. Notas fluidas de jazz creaban un ambiente sensual, nos abrazamos por un largo rato percibiendo aromas y sintiendo nuestros cuerpos. Tu cadera estrecha y el roce de tus dedos me invaden con deseos de lujuria. -beso tu cuello sintiendo la delicadeza de tu piel, su finura- beso tus mejillas y unimos nuestros labios, esos labios carmin que me hipnotizan-introduzco mi lengua en tu boca hasta fundirlas- me encantan tus besos. Con delicadeza recorro tu cara, tus hombros deslizandome con cuidado hasta tu cintura. Deslizo mi mano hasta abrir el cierre de tu vestido, acaricio tu espalda, paso mi lengua por ella notando tus reacciones, saboreo tu piel y me excita. Me siento detras de ti y observo cada curva de tu cuerpo, eres hermosa y una diosa de mujer. Beso tu cuello mientras recorro tus piernas con ternura, pequeñas mordidas tersan tu cuerpo. Deslizo el vestido por tus hombros hasta descubrir tus senos cubiertos por un sosten de tela fina. Los recorro al tiempo que te muerdo con mayor fuerza. Noto que el contacto con el aire ha endurecido tus pezones y los recorro con mi dedos. Desabrocho tu sosten y dejo esos pechos al aire, los masajeo, los admiro.

3. Llegamos a la recepción del hotel, pedimos las llaves de su habitación porque era la que quedaba más cerca. Volamos por las escaleras con tal de no esperar el ascensor, al fin y al cabo era la primera planta. Entrar por la puerta y fundirnos en un abrazo y beso apasionado fue todo uno. La cogí entre mis brazos y me la llevé hasta la cama, allí la tumbé quedándome yo al final del lecho. Levantó las piernas ofreciéndome un pie, lo cogí y acerqué mis labios. Respiré y me vino un imperceptible aroma fresco procedente de ellos. Besé brevemente los pies pasando a meter sus dedos en mi boca. Lamí todos y cada uno de sus diez deditos, los tuve en mi boca el tiempo que quise mientras observaba la cara de satisfacción que tenía Laura. Empecé a subir por el empeine muy lentamente recorriendo con mi lengua cada recoveco de su piel, llegué a su muslo interior pasando por su rodilla. Ella estaba abierta de piernas con las rodillas dobladas y yo tenía mi boca junto a su ingle, podía oler su sexo a escasos centímetros. Subí mi cabeza para ver su cara y buscar su consentimiento. Ella se terminó de subir la falda que estaba ya casi subida y levantó la cadera invitándome a quitarle las preciosas braguitas negras que llevaba. Se las quité poco a poco, deleitándome en la visión su pubis, no se depilaba pero tenía su coñito arreglado perfectamente. Le bajé hasta los tobillos y sacó uno de los pies para poder abrir las piernas. Nada más hacerlo me abalancé con ansia sobre su vagina. Chupé con voracidad sus labios mayores buscando con mi lengua la entrada de la vagina. Ella de mientras se quitó la parte de arriba quedando completamente desnuda, yo lo intentaba pero con mi cara hundida entre sus piernas no podía apenas quitarme una sola prenda. Casi me asfixiaba pero me moría de placer, solo escuchar como suspiraba Laura me llevaba a empujar mi lengua lo más dentro posible, separé mi cara para tomar aire y me desnudé como pude.

4. Tu boca fue recorriendo una línea invisible, guiándote hasta mis labios húmedos deseosos de ser besados. Tu lengua ardiente jugueteaba en mi botón, mi cuerpo se excitaba provocando que mis ojos se cerraran y disfrutaran de aquellas deliciosas sensaciones. Tu lengua iba y venia adentrándose en mi; bebías y saboreabas mis líquidos, deleitándote con mi miel. Besaste mis muslos, mis rodillas, recorriste mis piernas completamente. Me diste la vuelta y quedando de espaldas a ti, recorriste mi cuello con tus labios. Mis oídos descubrieron sensaciones nuevas, llegando a un clímax inexplicable. Tu sexo crecía más y más al roce de mi piel. Voltee a ti y mis brazos y piernas te rodearon recibiéndote en un apasionado abrazo. Sentí la frescura de la tierra y la incandescencia de tu piel mientras tu espada lentamente fue incrustándose quedando aprisionado en mi deseo.