Contactos Ibiza

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Hola, me llamo Elsa y soy una exuberante y sexy escort española. ¿Quieres encontrar el Paraíso? Te aseguro que puedes encontrarlo en mi compañía. Déjate acunar por mi simpatía, deja que mi dulzura te conduzca hasta los límites de un tiempo en el que ya sólo mandará la lujuria. Entre mis pechos encontrarás algo muy parecido a la gloria y entre mis brazos el olvido de todo lo que no tenga que ver con el placer. Te ofrezco besos, caricias, un amplio abanico de posturas y, por supuesto, mucho sexo. ¿Vas a despreciar todo eso? Llámame. Te espero.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Ibiza, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Ibiza.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Ibiza

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Acompañantes de lujo - Putas a domicilio - Anuncios de sexo - Prostitutas de lujo - Escorts independientes - Chicas de alterne - Locales de intercambio - Putas de lujo - Agencias de escorts - Damas compañía - Tantra - Burdeles - Sado erótico - Pisos de relax - BDSM - Apartamentos por horas - Call girls - Saunas eróticas - Azafatas - Casas relax - Señoritas de compañía - Clubes de relax - Masajes eroticos - Prostíbulos - Callgirls - Contactos eróticos - Modelos - Scorts de alto standing - Salidas a hoteles y domicilios - Clubs de alterne - Chicas de compañía -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Basinger - Tuset Barcelona - Cuore Cabaret - Thermas - Agencia Sexy Nights - Showgirls - Paraíso Privee - L´hibou - Equus - Bacarra - Club Eros - Habana - Comendadoras - La vie en Rose - Aribau 64 - Saratoga - Nice - Azul - President - Club Riviera Castelldefels - Club Lexis - Kissme - Sauna Cristal - Bailen 22 - Nyoman

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Notas fluidas de jazz creaban un ambiente sensual, nos abrazamos por un largo rato percibiendo aromas y sintiendo nuestros cuerpos. Tu cadera estrecha y el roce de tus dedos me invaden con deseos de lujuria. -beso tu cuello sintiendo la delicadeza de tu piel, su finura- beso tus mejillas y unimos nuestros labios, esos labios carmin que me hipnotizan-introduzco mi lengua en tu boca hasta fundirlas- me encantan tus besos. Con delicadeza recorro tu cara, tus hombros deslizandome con cuidado hasta tu cintura. Deslizo mi mano hasta abrir el cierre de tu vestido, acaricio tu espalda, paso mi lengua por ella notando tus reacciones, saboreo tu piel y me excita. Me siento detras de ti y observo cada curva de tu cuerpo, eres hermosa y una diosa de mujer. Beso tu cuello mientras recorro tus piernas con ternura, pequeñas mordidas tersan tu cuerpo. Deslizo el vestido por tus hombros hasta descubrir tus senos cubiertos por un sosten de tela fina. Los recorro al tiempo que te muerdo con mayor fuerza. Noto que el contacto con el aire ha endurecido tus pezones y los recorro con mi dedos. Desabrocho tu sosten y dejo esos pechos al aire, los masajeo, los admiro.

2. Lentamente fuiste acercándote, mi corazón latía con fuerza y en un segundo estabas frente a mí. Me llamaste por mi nombre y yo a ti. Tomaste mis manos y besaste mi mejilla. Me volvía loca, quería lanzarme a tus brazos, más sin embargo espere. Mi deseo era demasiado, ¡eras tal como yo te había imaginado! Buscamos un lugar más solitario para poder charlar, fue una situación extraña, el estar frente a frente nos cohibía, tratamos de relajarnos, de platicar; pero alguien tenía que dar el primer paso, te pedí que te acercaras y te entregue mi boca.

3. En ese momento me sentí algo turbada; me encontraba desnuda en medio de ese florido campo sin saber si cubrirme o reírme. Tomaste el cobertor del suelo, sacudiéndolo, y pasándolo por encima de mí, me cubriste. Allá a lo lejos, el cielo pintaba colores y entre el azul y gris alumbraba el rojizo sol y jirones de nubes cubrían el firmamento.Tus ojos se toparon con los míos, solo se oía el rumor del viento, y tu boca suavemente llego a la mía mientras tus brazos lentamente me envolvían. Me acercabas tanto a ti, que podía sentir el palpitar de tu corazón, discretamente la manta fue cayendo sobre la tierra fresca del campo y pude sentir tus caricias sobre mi piel. Me rozabas sutilmente, sin prisas, me apretabas a ti, tratando de entibiar mi cuerpo con el tuyo, entre tanto tus besos me robaban suspiros.

4. Te empuje hacia atrás, quedando yo al dominio del placer. Tus manos amasaban mi pecho, los colmabas de besos. Apretabas mis nalgas, abriéndolas despacio, metiendo entre ellas tus dedos buscando por donde más penetrarme. Mi cuerpo temblaba, sucumbía de placer y junto con el tuyo, fueron cubriéndose de roció, que al contacto con nuestra piel hervía al instante. La noche empezaba a envolvernos, la luna distante con su manto de estrellas nos envidiaba. Irradiábamos luz propia, encontrándonos al rojo vivo; mi botón al roce con tu pubis estaba listo para explotar. Mis movimientos fueron cada vez más embravecidos, transportándonos al cielo en un instante.