Contactos Ibiza

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Soy Valentina, una señorita brasileña capaz de enamorarte con su incitante e insinuante cuerpo, lleno de sinuosas curvas. Poseo una belleza muy exótica, fruto de mi ascedencia japonesa e italiana. En mis ratos libres, me gusta conocer a elegantes y educados caballeros para que me enseñen la pasión que existe en este país. Me gusta el vino, el amor, el sexo, la buena compañía ... Entre mis servicios te ofrezco unos exquisitos masajes, muy sensuales.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Ibiza, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Ibiza.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Ibiza

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Azafatas - Contactos eróticos - Saunas eróticas - Chicas de compañía - Sado erótico - Modelos - Scorts de alto standing - Clubs de alterne - Prostíbulos - Call girls - Apartamentos por horas - Callgirls - Anuncios de sexo - Putas a domicilio - Señoritas de compañía - Pisos de relax - Burdeles - Salidas a hoteles y domicilios - Masajes eroticos - Agencias de escorts - Tantra - Clubes de relax - Escorts independientes - Damas compañía - BDSM - Casas relax - Acompañantes de lujo - Prostitutas de lujo - Putas de lujo - Chicas de alterne - Locales de intercambio -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Tuset Barcelona - Thermas - Pub Aribau 240 - Azul - President - Cuore Cabaret - Kissme - Club Lexis - Bacarra - Comendadoras - New Tuset - Charlie Club - Pretty Woman - Nice - Habana - Sauna Cristal - Aribau 64 - Hot Madrid - Equus - Bailen 22 - Casanova59 - New Aribau - Baronet - Eden - La vie en Rose

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. De repente, y poniendo las manos sobre mis apretados glúteos me ayudabas e incitabas a agilizar el ritmo. Poco guanté en esa posición por lo que exploté vertiéndome encima de aquello q se ponia por delante. Te miré te miré con cara de preocupación, pero por poco tiempo. Sabía exactamente lo que querías, y yo estaba ahi. Después de limpiarme un poco me coloqué justo detrás tuya, los dos permanecíamos tumbados en la cama, yo te abrazaba mientras q besándote el cuello palpaba rápidamente tus ahora durísimos pezoncitos. Así, intruducí de nuevo mi aún erecto falo en tu húmedo aparato que siempre me atraía. con movimientos fuertes y rápidos decidí ayudarme de mi mano que pasó del duro pezón al pequeño botón que tan alto placer te causaba.Masageándo mientras te penetraba, cada vez me costaba más mantenerme así. Tus pequeños gemidos rompían en la habitación dandome más y más ganas. No tardaste mucho en explotar de placer mientras respirabas fuertemente. Todabía exsausto te besé tiernamente un momento, y pasé a acurrucarte bajo mi hombro. Permanecí besándote la frente hasta darme cuenta que te quedaste dormida.

2. Abro la boca, la acerco a tu cuello y tú acercas la tuya al mío. Clavo mis colmillos en ti, tú clavas los tuyos en mí, y empiezo a sentir como tu dulce sangre llena mi boca, mientras la mía llena la tuya. Los latidos se confunden y una amalgama de sensaciones llenan nuestros corazones. Empezamos a movernos uno contra el otro cada vez más rápidamente y el orgasmo empieza a nacer en mí y también en ti, siento que tu sexo se hincha dentro de mí, en pocos segundos estallo en un demoledor éxtasis de pasión a la vez que tú también te derramas en mí, mientras nuestras sangres nos recorren. Es el éxtasis supremo. Cuando ambos dejamos de convulsionarnos, apartamos las bocas y te tumbas a mi lado. El sopor empieza a apoderarse de mí, te levantas y cierras la puerta del balcón. Vuelves junto a mí. Recuesto mi cabeza sobre tu hombro y siento como el sueño me vence. El juego ha terminado. Nuestra noche se acabó.

3. Yadira golpeó el agua con el puño y se irguió malhumorada de la bañera dejando caer el agua tibia por su cuerpo, que brillaba bajo el danzante baile de las llamas de las velas. Se echó una bata de fina seda negra sobre el cuerpo que, si bien la cubría por completo, era lo bastante fina como para dejar entrever lo que había debajo; así ataviada salió de su aposento en dirección a los calabozos. Necesitaba saberlo, necesitaba oírselo decir. Sus pies descalzos resonaron en la lóbrega piedra de la escalinata, con un gesto ordenó al soldado que estaba de guardia que se marchara y los dejara a solas, éste le tendió la llave y se alejó de allí sin hacer preguntas. Yadira hizo girar la llave en la cerradura y la puerta se abrió con un desagradable chirrido. Davor estaba allí, con los brazos en alto firmemente sujetos por argollas que colgaban del techo, le había quitado la armadura y ahora tan solo llevaba los calzones de cuero negro y las botas, su torso estaba totalmente desnudo y dejaba ver varias heridas del arma de Yadira. La mujer tuvo que hacer un esfuerzo para no correr a liberarlo, se encaró con él haciendo gala de su gesto más indiferente, aunque él sabía que el fuego ardía en su interior.

4. Me empujó para dejarme boca arriba. Se sentó sobre mí, dejando su culo contra mi boca. Agarró con su boca mi miembro y empezó a lamerlo. Introdujo el glande mientras con la mano me masturbaba. Yo tenía su ano frente a mí, pasaba mi lengua entre el final de sus labios mayores y su precioso agujero, iba y venía con mi lengua, metí un dedo en su culito y noté como se contraía. –Por favor no, sólo con la lengua.- le hice caso, para mi primaba su disfrute. Me olvidé de mis dedos y use mi lengua para acariciarlo. Ella me estaba proporcionado un placer inmenso. Notada como su pelo caía sobre mis piernas alrededor de su cabeza que estaba hundida sobre mi pene erecto. Al poco se levantó y alejó su culo de mi cara mientras decía: -Penétrame.- Dicho esto se sentó sobre mí, dándome la espalda, clavándome en su ser. Su vagina se amoldaba a mi miembro. Lo envolvía dándole cobijo y protección, haciendo que mis piernas empezaran a temblar de placer. Cabalgó sobre mí, notaba como sus músculos se tensaban. Se movía con rapidez moviendo su cadera mientras yo lo único que hacía era intentar concentrarme para no venirme. Mientras le acariciaba sus pies que habían quedado a ambos lados de mi, los sujeté fuerte y los apreté. Me estaba llegando un torrente de placer y no era el único. Su vagina se aferraba con numerosas contracciones que delataban que ambos estábamos en un orgasmo conjunto. Me vacié dentro de ella, la habitación olía a sexo.