Contactos Girona

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Mi nombre es Flor y soy una preciosa mujer que ha atravesado el atlántico para darte el calor que andabas buscando. Guapa de cara, muy activa sexualmente y con ganas de complacer tus fantasías eróticas de una forma que perdurará en tu mente.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Girona, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Girona.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Girona

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Casas relax - Señoritas de compañía - Prostíbulos - Agencias de escorts - Pisos de relax - Locales de intercambio - Salidas a hoteles y domicilios - Scorts de alto standing - Putas a domicilio - Escorts independientes - Azafatas - Putas de lujo - Apartamentos por horas - Chicas de compañía - Saunas eróticas - Damas compañía - Chicas de alterne - Callgirls - Clubes de relax - Contactos eróticos - Clubs de alterne - Burdeles - Anuncios de sexo - Call girls - Acompañantes de lujo - Modelos - Masajes eroticos - BDSM - Sado erótico - Tantra - Prostitutas de lujo -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Casanova59 - Saratoga - Club Eros - Agencia Sexy Nights - Hot Madrid - Casanova 59 - Club Lexis - Aribau 64 - Paraíso Privee - Sauna Cristal - New Aribau - Eden - Basinger - Habana - Club Barbie - Alexia - Bailen 22 - Thermas - Enigma - Club Free - Medea - Charlie Club - New Tuset - Azul - Pub Aribau 240

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Me pego a ti, trato de provocarte, me bajas los tirantes del vestido muy despacio, por mis brazos, luego lo dejas caer al suelo. Recuesto mi cabeza sobre tu hombro, acercas tus labios a los míos y nos besamos. Mis manos se adentran entre tu cuerpo y el mío y toco tu sexo erguido por encima de la tela, esta tieso, erecto. Lo acaricio con suavidad. Te deseo y sé que me deseas, pero nos detenemos en las caricias, en el juego de seducción que envuelve este momento. Tus manos recorren mis brazos hacia mis hombros y luego se acercan a mis senos. Los acaricias por encima del sujetador. Nuestros cuerpos se calientan mutuamente. Metes tus manos entre mi piel y el sujetador, pellizcas mis pezones y todo mi cuerpo se estremece. Entretanto he conseguido bajarte la cremallera del pantalón y he metido la mano dentro, pero tú la sacas con paciencia. Quieres alargar más el juego. Me inclinas sobre la baranda, haciendo que te muestre mi culo y lo acaricias por encima de las braguitas, luego las apartas y acaricias mi sexo, siento tus dedos hurgando en mis labios vaginales, se introducen en mí y un gemido escapa de mi garganta. La luna sigue atenta la escena. Empiezas a mover los dedos, dentro y fuera de mí, provocándome dulces gemidos de placer. Deseo más, mucho más, pero tú me torturas con esas caricias durante un largo espacio de tiempo, el suficiente para conseguir que me corra de placer.

2. Me empujó para dejarme boca arriba. Se sentó sobre mí, dejando su culo contra mi boca. Agarró con su boca mi miembro y empezó a lamerlo. Introdujo el glande mientras con la mano me masturbaba. Yo tenía su ano frente a mí, pasaba mi lengua entre el final de sus labios mayores y su precioso agujero, iba y venía con mi lengua, metí un dedo en su culito y noté como se contraía. –Por favor no, sólo con la lengua.- le hice caso, para mi primaba su disfrute. Me olvidé de mis dedos y use mi lengua para acariciarlo. Ella me estaba proporcionado un placer inmenso. Notada como su pelo caía sobre mis piernas alrededor de su cabeza que estaba hundida sobre mi pene erecto. Al poco se levantó y alejó su culo de mi cara mientras decía: -Penétrame.- Dicho esto se sentó sobre mí, dándome la espalda, clavándome en su ser. Su vagina se amoldaba a mi miembro. Lo envolvía dándole cobijo y protección, haciendo que mis piernas empezaran a temblar de placer. Cabalgó sobre mí, notaba como sus músculos se tensaban. Se movía con rapidez moviendo su cadera mientras yo lo único que hacía era intentar concentrarme para no venirme. Mientras le acariciaba sus pies que habían quedado a ambos lados de mi, los sujeté fuerte y los apreté. Me estaba llegando un torrente de placer y no era el único. Su vagina se aferraba con numerosas contracciones que delataban que ambos estábamos en un orgasmo conjunto. Me vacié dentro de ella, la habitación olía a sexo.

3. Al pararme noto que tengo una ereccion como nunca- y no es para menos- beso tus labios y recorro tu pecho admirando esos senos preciosos coronados por un pezon grande, los recorro con mi lengua y mis dientes, tu respiracion aumenta al igual que mi excitacion. Los lamo con determinada pasion los muerdo cada vez mas fuerte y a mayore velocidad. Beso tu vientre y paso mi lengua lentamente por tu ombligo y retiro el vestido pòr completo. Llevas una tanga deliciosa nunca te desee como ahora arranco lo demas de turopa y recorro el calor de tu entrepierna, el olor me cautiva y me excita aun mas.

4. Descendí mi cabeza hasta su frente trazando intricados dibujos sobre su piel, su cuello, sus tetillas, su abdomen. Le di la vuelta e hice lo mismo con su espalda, sus nalgas, a las que mordí tal como había imaginado tantas veces. Recorrí la parte interna de sus muslos, su pantorrilla. Sus gemidos me indicaron que estaba a punto de caramelo. Dándole nuevamente la vuelta seguí besando su abdomen y recorriendo con mi lengua cada palmo de piel expuesta hasta llegar a su virilidad. En ese punto levanto mi cara y le miro a los ojos, el me corresponde la mirada urgiéndome a continuar. Le sonrió, desciendo y empiezo un lento y vacilante recorrido por su miembro erecto. Poco a poco voy adquiriendo seguridad al percibir que a el le gusta lo que hago. Continuo hasta la punta y lo introduzco en mi boca. En ese momento el lanza un fuerte suspiro que me motiva a sacarlo y entrarlo en mi boca en incontables ocasiones. Lo recorro, beso, lamo, chupo hasta que el estalla en un inconmensurable orgasmo. Mientras se vertía en mi boca yo me sentía inmensamente satisfecha de provocar en el una emoción comparable con la que momentos antes el provocara en mi.