Contactos Girona

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Soy Martina, una mujer catalana, culta, decidida y apasionada. Estilosa, discreta y seductora, una lencería exquisita viste mis exuberantes curvas, mis pechos naturales y mi piel de cortesana ... la sensualidad convertida en mujer. Educada, dulce y elegante, en la intimidad soy una amante entregada y apasionada, que sabe lo que quiere. En mí encontrarás a alguien con quien pasar excelentes momentos. Acepto tarjetas de crédito.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Girona, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Girona.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Girona

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Pisos de relax - Prostíbulos - Sado erótico - Modelos - Acompañantes de lujo - Señoritas de compañía - Locales de intercambio - Casas relax - Masajes eroticos - Damas compañía - Putas de lujo - Chicas de compañía - BDSM - Apartamentos por horas - Azafatas - Contactos eróticos - Salidas a hoteles y domicilios - Burdeles - Putas a domicilio - Clubes de relax - Clubs de alterne - Agencias de escorts - Escorts independientes - Prostitutas de lujo - Callgirls - Anuncios de sexo - Chicas de alterne - Call girls - Tantra - Scorts de alto standing - Saunas eróticas -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Thermas - Kissme - La Estrella - Bailen 22 - O´Dely - Pub Aribau 240 - Nice - Viladomat 208 - Club Riviera Castelldefels - President - New Tuset - Club Romaní - Dollar Club - Paraíso Privee - Casanova 59 - Jobe y el amor - Habana - Medea - Comendadoras - Azul - Tuset Barcelona - Club Free - Club Barbie - Agencia Sexy Nights - Alexia

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Ahora parece que nos tomamos un respiro y nos separamos, nos miramos sin decirnos nada e intentamos que alguna parte de nuestros cuerpos siempre se sigan tocando Tu pecho se separa de mí, pero tu pelvis intenta seguir tocan mi pene erecto por el amor y la pasión del momento, tu abres un poco las piernas para poder llegar mejor a mi miembro, con una mirada maliciosa pero encantadora, te acercas a mí pene y cuando lo consigues empiezas a frotarte lentamente, mientras sigue mirándome de esa forma excitante. Mientras sigues frotándote con mi pene me coges de las manos y las llevas a tus pechos y empujando tu misma. Yo no tardo mucho en meter mis manos por debajo de la camiseta y acariciar tus pechos solamente separando un sujetador negro y sexy de tocar tus pechos.Sigo tus indicaciones y acaricio tus pechos mientras nos besamos apasionadamente, mis manos no tardan en deslizarse por tu espalda para desbrocharte el sujetador y dejar tus pechos al aire, cuando notaste que te desabroché el sujetador tu misma y ante mí asombro tu te quitaste la camiseta haciendo que me echara hacia atrás para ver tus hermosos pechos y seguir acariciando y besándolos. Tú seguías empujando tu pelvis contra mi paquete y cada vez con mas fuerza, bajé una de mis manos hasta tú culo para apretar aún con mas fuerza, contra mi paquete, estábamos desenfrenados y ya empezábamos a soltar algún que otro gemido, eso me excitaba más.

2. Lentamente fuiste acercándote, mi corazón latía con fuerza y en un segundo estabas frente a mí. Me llamaste por mi nombre y yo a ti. Tomaste mis manos y besaste mi mejilla. Me volvía loca, quería lanzarme a tus brazos, más sin embargo espere. Mi deseo era demasiado, ¡eras tal como yo te había imaginado! Buscamos un lugar más solitario para poder charlar, fue una situación extraña, el estar frente a frente nos cohibía, tratamos de relajarnos, de platicar; pero alguien tenía que dar el primer paso, te pedí que te acercaras y te entregue mi boca.

3. Mirando a través del escaparate vio a Marisa cruzar la acera en dirección a ella y pensó, por un momento, que no estaría mal que un coche pasara por encima de ella, dejándole el camino libre con Raúl. A pesar de lo que habían hablado en el hospital el joven y ella, no estaba nada convencida con lo que él le dijo, y quería a toda costa acabar a su lado, si cabe, ahora más que nunca. Y ya no pensaba ser ella la que siempre sufriera. Durante el tiempo que había estado en cama, se había dado cuenta de que nadie mostraba sinceridad al hablar con ella en el hospital, sólo sus padres. Ni las vecinas, ni las compañeras del instituto que la conocían de toda la vida. Nadie. Todos la miraban como a un bicho raro, una incomprendida, algo inferior, enfermo, despreciable, y pensó, por una vez, en su felicidad, y no en lo que pudieran pensar los demás al verla hacer las cosas. La chica tímida y vergonzosa se había transformado en la chica fría y egoísta.

4. Grande fue mi asombro al salir y encontrarle tendido en la cama profundamente dormido. Ahí estaba yo pensando en el destino y el se había quedado dormido con la música de Chopin como fondo. Alguien podría haberse enojado pero a mi solo me producía inmensa ternura verle allí dormido, su respiración acompasada y sus manos reposando sobre la almohada. Yo, con un desacostumbrado arrojo me libere de la toalla y me senté a su lado en la cama. Con cuidado de no despertarlo le quite sus zapatos, me tumbe a su lado arropándonos con una sabana blanca y finalmente abrazada a su espalda y sintiendo mi cuerpo desnudo y aun fresco por la ducha pegado al suyo tibio y cubierto por un jeans y una camiseta. Al poco rato de escuchar el ritmo regular de su respiración y sentir el sube y baja de su pecho, yo también me quede dormida.