Contactos España

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Hola amor, mi nombre es Bárbara Ferrara, una escort de lujo con un cuerpo fantástico. Soy una chica muy apasionada, divertida, natural como la vida misma y preparada para darte el mayor de los placeres. Seremos dos en uno. Elegante y sofisticada, una delicia de mujer. Me encantaría tener un encuentro contigo, compartir momentos de intimidad, lujuria y pasión. Tus fantasías se harán realidad. Disfruta de mi compañía. Entre mis servicios te ofrezco el Strap On (arneses sexuales), otros juguetes sexuales y fantasías.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en España, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en España.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos España

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Chicas de compañía - Apartamentos por horas - BDSM - Casas relax - Damas compañía - Putas a domicilio - Chicas de alterne - Burdeles - Masajes eroticos - Contactos eróticos - Sado erótico - Prostíbulos - Azafatas - Clubs de alterne - Modelos - Salidas a hoteles y domicilios - Callgirls - Call girls - Pisos de relax - Locales de intercambio - Acompañantes de lujo - Anuncios de sexo - Tantra - Agencias de escorts - Señoritas de compañía - Putas de lujo - Saunas eróticas - Scorts de alto standing - Prostitutas de lujo - Escorts independientes - Clubes de relax -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios La vie en Rose - Club Eros - Bailen 22 - President - Club Romaní - Baronet - Club Lexis - Comendadoras - Saratoga - Casanova59 - Jobe y el amor - New Tuset - Paraíso Privee - Aribau 64 - Batman - Hot Madrid - New Aribau - Equus - Medea - Pretty Woman - Dollar Club - Azul - Pub Aribau 240 - Kissme - Club Starlets

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Cada vez le deseo más y sé que él a mi también. Mi sexo está cada vez más húmedo y el suyo cada vez más hinchado, por eso le miro a los ojos y le suplico con la mirada que me haga suya. No sé hace esperar, dirige su pene hacía mi vagina y desciendo sobre él. Le abrazo, pego mi cuerpo al suyo y empiezo a moverme. Poco a poco nuestros movimientos se van acompasando. Sus manos acarician mis nalgas mientras subo y bajo sintiendo como su sexo me llena. Suspiro, gimo de placer. Mi boca busca la suya y nos besamos profundamente. Dejo que el placer recorra todos los rincones de mi cuerpo, mientras el fuego de la pasión arde entre nosotros. Desearía estar siempre así, sentirle siempre dentro de mí, pero no puedo. Debo acelerar mis movimientos, dejar que el placer nos venza o en unos minutos alguna de las dependientas vendrá a sacarnos de aquí. Cabalgo cada vez más rápidamente y también él empuja hacía mí. Siento como su verga se hincha dentro de mí, sé que de un momento a otro se va a correr. Acelero más mi movimientos y siento el placer explotando entre mis piernas. Sigo empujando, haciendo que mi vagina estruje su sexo y en pocos segundos también él se corre.

2. Recorriste mis piernas con tu boca húmeda y anegaste mi centro con tu lengua, provocando estremecimientos en mí. Llegaste hasta mi pecho acariciándolo dulcemente y llevándolo a tu boca bebiste de ellos como un niño hambriento, mientras tu mano descendía hasta mi humedad. Te adentraste ahí, provocando que mis caderas se estremecieran al ritmo de las flores movidas por el viento. Yo acariciaba tu cabello y espalda mientras tu oculto en mi pecho te colmabas de ellos.

3. La joven salió de su habitación, fue al cuarto de baño, lavó su cara y sus manos resignada y triste, enfadada, y, aún en pijama, entró a tomar el desayuno a la cocina. Masticaba la comida con desgana, cuando, sorprendida, miró por la ventana al cielo, y vio que estaba exactamente igual que en su sueño. Azul, con un sol espléndido, y sin rastro de nubes. Al principio se sintió extrañada, pero luego no le dio importancia, ya que, al fin y al cabo, estaban a finales de Abril, y era lógico que, con la primavera, los días de buen tiempo fueran numerosos. A ella le gustaban esos días, pero odiaba trabajar con tanto calor. Cuando hubo tomado un café y algo de comer, bajó a la tienda, y se dispuso a sacar las macetas a la calle para que recibieran directamente los beneficiosos rayos del sol, y tuvieran así algo de la luz que Ángela necesitaba en su vida, pero que, atada a su timidez, nunca conseguiría.

4. La noche avanzaba, y después de tomarnos varias cervezas, todos estabamos completamente deshinibidos en el boliche y el ambiente empezaba a ponerse muy bueno!, la música increíble y todos bailando y cantando fuerte. La verdad, la cosa se estaba poniendo muy bien...