Contactos España

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Hola, soy Ina, una bella y joven chica que en su tiempo libre le gusta disfrutar al máximo de momentos de placer que sólo tu puedes ofrecerme. Cara angelical que te enamorará al instante, acompañada por unas curvas voluptuosas. Soy muy guapa, como la chica que siempre soñaste, elegante, cuando la situación lo precisa, informal y desenfadada pero siempre maravillosa.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en España, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en España.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos España

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Callgirls - Clubs de alterne - Escorts independientes - Prostíbulos - Sado erótico - Locales de intercambio - Scorts de alto standing - Salidas a hoteles y domicilios - Apartamentos por horas - Clubes de relax - Acompañantes de lujo - Tantra - BDSM - Chicas de alterne - Call girls - Contactos eróticos - Saunas eróticas - Prostitutas de lujo - Azafatas - Modelos - Anuncios de sexo - Damas compañía - Putas de lujo - Burdeles - Pisos de relax - Masajes eroticos - Agencias de escorts - Casas relax - Señoritas de compañía - Putas a domicilio - Chicas de compañía -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Saratoga - Hot Madrid - Aribau 64 - Club Riviera Castelldefels - Bailen 22 - Club Free - Sauna Cristal - Habana - Sauna Yuma - President - New Aribau - Cuore Cabaret - Equus - Showgirls - Basinger - Club Starlets - Casanova 59 - Paraíso Privee - Club Romaní - Nice - Dollar Club - Alexia - Nyoman - Club Barbie - Enigma

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. En ese momento sublime increíblemente solo acerté a preguntarle que por que aun estaba vestido. El se solo rió, seguro pensó que comentario mas inapropiado para ese justo instante. Yo también me reí mientras lo veía levantarse de la cama y quitarse la ropa. Quede transfigurada al observar por vez primera su cuerpo desnudo y demudada al ver que tan firme y excitado se encontraba. Ciertamente había sentido su erección en ocasiones anteriores pero nunca lo había visto de esa forma y fue en ese momento que mi amigo, mi compañero, mi cómplice se convirtió en un hombre ante mis ojos. Se acerco a mi y se tumbo a mi lado en la cama. Debo admitir que al principio me encontraba un poco asustada. Aun después de lo que acababa de pasar no es lo mismo ver a un hombre vestido que sin ropa, me sentía extraña de estarnos abrazando así piel con piel sin nada entre nosotros. Rápidamente me acostumbre a sentir su tacto. Acaricie sus brazos, palpe los bellos que los cubren y que siempre me han fascinado, ascendí por sus hombros mientras me sentaba sobre el con mi pubis presionando el suyo.

2. Descendí mi cabeza hasta su frente trazando intricados dibujos sobre su piel, su cuello, sus tetillas, su abdomen. Le di la vuelta e hice lo mismo con su espalda, sus nalgas, a las que mordí tal como había imaginado tantas veces. Recorrí la parte interna de sus muslos, su pantorrilla. Sus gemidos me indicaron que estaba a punto de caramelo. Dándole nuevamente la vuelta seguí besando su abdomen y recorriendo con mi lengua cada palmo de piel expuesta hasta llegar a su virilidad. En ese punto levanto mi cara y le miro a los ojos, el me corresponde la mirada urgiéndome a continuar. Le sonrió, desciendo y empiezo un lento y vacilante recorrido por su miembro erecto. Poco a poco voy adquiriendo seguridad al percibir que a el le gusta lo que hago. Continuo hasta la punta y lo introduzco en mi boca. En ese momento el lanza un fuerte suspiro que me motiva a sacarlo y entrarlo en mi boca en incontables ocasiones. Lo recorro, beso, lamo, chupo hasta que el estalla en un inconmensurable orgasmo. Mientras se vertía en mi boca yo me sentía inmensamente satisfecha de provocar en el una emoción comparable con la que momentos antes el provocara en mi.

3. Entramos por fin en la habitación, me sentía avergonzada y a la vez deseosa, un cosquilleo recorría todo mi cuerpo y lo hacia palpitar, cualquier movimiento seria el detonador. Te acercaste a mí poco a poco, buscando aprobación, tomaste mi cara entre tus manos y besaste mi rostro dulcemente llegando a mis labios y rozándolos con los tuyos, mi boca se entre abrió y tu lengua caliente entro sin vacilar fusionándonos en un cálido beso, suave y ardiente a la vez. Me apretaste a ti, a tu sexo duro, tus besos cada vez mas ardientes recorrían mis oídos, mi cuello, mi boca, y fuiste acariciando mi cuerpo suavemente, al principio eran caricias tímidas, después la ansiedad fue en aumento y recorriste mi cuerpo completamente hasta llegar a mis nalgas que estrujaste con desesperación apretándome aun más a ti. Me fuiste acercando a la cama hasta caer encima de ella entrelazando nuestros cuerpos, tu pierna entre las mías frotando mi pubis con tu muslo y tus manos recorrían mi cuerpo hurgando en lugares inhóspitos, desabotonaste mi blusa y sentí tu boca recorrer mi cuello y deslizarte hasta mi pecho, recorriendo cada uno de ellos con tus besos, ansiosamente los tomaste con tus manos hasta hacerme daño, para luego ponerme encima de ti. Quedamos boca a boca, te bese suavemente la cara y mi lengua busco la tuya, mordisque tus labios y bese tu cuello, mis manos bajaron hasta tu pantalón, lo abrí y salió de repente, altivo y orgulloso saludándome, te sentiste indefenso y terriblemente excitado, lo tome suavemente entre mis manos y baje despacio tu prepucio hasta descubrirlo todo, acerque mi boca y lo engullí completamente en un húmedo abrazo, la sorpresa enloqueció todo tu cuerpo y sentí el temblor debajo de mí, lo succione con ansias mientras con mi mano tomaba tus testículos y los acariciaba tiernamente, mi lengua recorría cada centímetro de tu exorbitante sexo. Subía y bajaba al ritmo que me pedías hasta que por fin llego el elixir que ansiosamente comí.

4. Al llegar a su cintura, con ambas manos la atraje hacia mí poniéndola en cuatro y disfrutando al maximo de cada segundo empecé a sacarle lentamente y al mismo tiempo, la mini y la tanga que llevaba puesta, muy lentamente, y diciendole que la amaba y la deseaba... Poco a poco, empecé a besar entre sus nalgas, el pensar que estaba por besar el el clitoris de agustina me puso a mil!, estaba exitado como nunca antes en mi vida lo habia estado y entonces, llegue a ese centro de placer, olia a limpio, a sexo prohibido y a verdadero amor; al llegar saque mi lengua y empecé a lamerlo con el amor y la dedicación que solo merecia mi hermana, ella me ayudaba con las manos separando los cachetes de su cola, el perfume del placer me estaba volviendo loco, ya quería sentirla, sentirla toda, hacerla mia y probar sus jugos, su saliva, su amor, sus miedos, sus deseos; ya no aguantaba mas. Transiprabamos, gemiamos, nos sentiamos mas hermanos que nunca, estabamos disfrutandonos y amandonos como nadie se podia imaginar, ni siquiera nosotros mismos. ella gemía de la manera mas tierna y caliente que he visto hasta el dia de hoy, no era solo sexo, habia algo mas, habia AMOR verdadero.