Contactos Bilbao

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Mi nombre es Cynthia Fit, una chica musculada, de mediana altura, deportista, muy bien cuidada y a la que le apasiona el gimnasio ... si tuviste la fantasía de estar con una mujer de cuerpo atlético y muy musculoso, ahora tienes la oportunidad de hacerla realidad. Fuerte, con unas curvas bonitas y bien marcadas y aunque sea de estructura pequeña, mi cuerpo es armonioso y tengo una perfecta simetría. De trato dulce, amante tierna y entregada. Háblame y te doy más detalles acerca de mí. Te informaré sobre mis servicios especiales como el sado erótico o gang bang. También tengo amigos con los que hago sexo hardcore, aceptamos voyeurs o puedes unierte, si lo deseas.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Bilbao, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Bilbao.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Bilbao

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Clubs de alterne - Contactos eróticos - Apartamentos por horas - Chicas de alterne - Masajes eroticos - Modelos - Scorts de alto standing - Locales de intercambio - BDSM - Call girls - Sado erótico - Damas compañía - Azafatas - Saunas eróticas - Pisos de relax - Prostíbulos - Putas a domicilio - Anuncios de sexo - Casas relax - Agencias de escorts - Clubes de relax - Tantra - Chicas de compañía - Escorts independientes - Putas de lujo - Salidas a hoteles y domicilios - Callgirls - Señoritas de compañía - Acompañantes de lujo - Prostitutas de lujo - Burdeles -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Equus - La vie en Rose - Casanova 59 - Basinger - Sauna Cristal - Jobe y el amor - Cuore Cabaret - Showgirls - Alexia - Platinum - Baronet - Nice - Kissme - Tuset Barcelona - Club Barbie - Hot Madrid - Saratoga - Club Eros - Cotton Club - Club Riviera Castelldefels - Comendadoras - O´Dely - Sauna Yuma - Azul - Bacarra

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Las canciones pasaban y al tenerla agarrada de la cintura, estando abrazados junto con otras parejas en el centro de la pista, empezamos a hablar un poco de todo, boludeces, pero los rostros muy cerca uno del otro ya que la musica sonaba bien fuerte. cada vez que acercabamos nuestros rostros sentía su aliento, excitante, tibio, y sus labios atrayentes cada vez mas cerca de los mios. Cada segundo que transcurría hacia que nuestros rostros se acercaran mas y más. Al mismo tiempo, el abrazo cambió y yo cada vez la acercaba más y me la acomodaba entre el nicho que formaban mis brazos y mis piernas. Ella parecia estar muy a gusto, en si no era raro el hecho de que seamos cariñosos entre nosotros, siempre fuimos muy afectusos el uno con el otro, Pero evidentemente para mi en ese momento las cosas estaban siendo algo distintas. Luego mientras bailabamos yo le acerque mi rostro y le pregunte: "La estas pasando bien agus?" a lo que ella respondió: "la estoy pasando muy bien ale, hace mucho que no la pasaba tan bien", la mire fijo y le dije: "sabes que te quiero mucho hermanita?" "si, y yo a vos hermanito", dijo ella.

2. Como a las tres de la mañana, mientras bailábamos, algo cambió en mi, de repente empecé a mirar a Agustina como nunca antes lo había hecho. Si bien varias veces habiamos salido a bailar siempre ibamos con amigos y como es logico yo no iba a los boliches para bailar con mi hermana. Si a lo largo del tiempo habiamos bailado algun que otro temas juntos alguna vez, pero no era costumbre, y mucho menos estar toda una noche bailando juntos lo que conlleva logicamente a tener cierto contacto fisico. El hecho es que no estaba mirando a Agustina como mi hermana de sangre que era, sino como la hermosura de mujer que es. Su hermoso pelo castaño, sus labios insinuantes, su piel trigueña, su alegría, su frescura, su dulzura y su hermoso cuerpo. Pero ella estaba tan entregada al baile y la diversion que no lo notó.

3. De repente siento como frota su sexo erecto contra el mío, lo guía hasta mi agujero vaginal y muy despacio me penetra. Me incorporo y lo abrazo con mis piernas y mis brazos, mientras siento como pega su cuerpo al mío. Empezamos a movernos ambos, acoplando nuestros cuerpos, sintiéndonos el uno al otro, el uno dentro del otro. Siento su sexo entrando y saliendo de mí, gimo, y me convulsiono igual que él. Siento su respiración entrecortada en mi oído. Su abrazo cubriéndome por completo y el fuego del deseo creciendo entre ambos. Dos cuerpos pegados que nada ni nadie, ahora mismo, podrían separar. La carrera hacía el éxtasis se va alargando. Siento su verga hinchándose dentro de mí y vuelvo a acostarme sobre la cama. Estoy apunto de llegar a la cima y él lo sabe, por eso se detiene. Saca su sexo de mí. Y me hace poner boca abajo. Siento uno de sus dedos acariciando mi nalga y descendiendo hasta mi entrepierna, acaricia la humedad de mi sexo y luego se tiende sobre mí, siento su verga entre mis piernas y el glande chocando con mi vulva. Abro las piernas y espero para recibirle otra vez.

4. Estuve un rato tomando el sol boca arriba, cuando me aburrí de esa postura me di la vuelta, ella seguía leyendo, me armé de valor y le dije: -Un libro muy interesante, una autentica obra maestra.- Giró su cabeza y me miró a los ojos. Con una calida voz suave me respondió: -Sí es muy interesante, la verdad es que se agradece tener un libro entre manos cuando se pasa tanto tiempo sola de aquí para allá.- Le pregunté que como es que pasaba tanto tiempo sola y me respondió que se debía a que trabajaba como ejecutiva de una multinacional y se pasaba el día de viaje. Poco a poco la conversación se fue animando. Me dijo que se llamaba Laura. Mientras hablábamos no podía evitar que mi mirada se dirigiera de continuo a sus pies, eran preciosos. Nos levantamos y nos dirigimos al bar de la piscina. Seguimos nuestra conversación, ella se dio cuenta de que me fijaba en sus pies. En un momento dado me miró a los ojos fijamente y cruzó las piernas sobre la banqueta del bar de tal manera que su pie descalzo pegaba sobre mi muslo interior. Seguí la conversación como si nada, intentando evitar su mirada porque me dejaba el alma congelada. Estuvimos toda la tarde hablando, cogimos confianza. Nos caímos tan bien que decidimos quedar para ir a cenar por la noche. Le dije que iríamos a un restaurante que conocía de cuando tenía reuniones de negocios, era del estilo de la nueva cocina, pertenecía a un destacado alumno de la escuela de Ferrán Adriá. Quedamos a las nueve y cada uno se retiró a su habitación a ducharse y vestirse.