Contactos Bilbao

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Mi nombre es Ayelen Love, soy una amante entregada, irresistible y cariñosa. Una morena muy atractiva, capaz de brindarte un encuentro ardiente y apasionado. Soy extrovertida y alegre, con una chispa especial. Me gusta vivir y compartir momentos pícaros y sublimes. Conmigo tendrás a esa amante que deseas, cómplice en todo momento, que te llevará a vivir una aventura plena. Poseo una alta carga de sensualidad y mi cuerpo está dibujado con curvas pronunciadas, trabajadas en el entrenamiento de fitness, para abocarte al éxtasis. Mis labios, carnosos, invitan a ser besados y seremos los protagonistas de un encuentro de aventura y deseo. Cada momento en mi compañía, será una experiencia sensual, erótica, diseñada para dar y recibir placer, y disfrutar de la suavidad de un delicioso masaje seguido de una entrega absoluta, sensorial e íntima, que te hará redefinir tu concepto de placer ... Si lo deseas, también puedo acompañarte en tus cenas, veladas o viajes. Puedes consultar mis servicios o explicarme qué es lo que te gustaría poder llegar a compartir y hacer de tu sueño toda una realidad. Seré tu amante perfecta.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Bilbao, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Bilbao.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Bilbao

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Locales de intercambio - Clubs de alterne - Prostitutas de lujo - Callgirls - Salidas a hoteles y domicilios - Chicas de alterne - Masajes eroticos - Saunas eróticas - Escorts independientes - Burdeles - Agencias de escorts - Anuncios de sexo - Acompañantes de lujo - Sado erótico - BDSM - Casas relax - Apartamentos por horas - Prostíbulos - Chicas de compañía - Pisos de relax - Modelos - Azafatas - Putas a domicilio - Scorts de alto standing - Señoritas de compañía - Clubes de relax - Tantra - Contactos eróticos - Call girls - Putas de lujo - Damas compañía -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Basinger - Club Lexis - Club Starlets - Platinum - La Estrella - Comendadoras - President - Club Eros - Casanova 59 - Casanova59 - Aribau 64 - Club Free - Cuore Cabaret - Equus - Habana - Charlie Club - Paraíso Privee - Tuset Barcelona - Sauna Yuma - Agencia Sexy Nights - Medea - Baronet - Cotton Club - Dollar Club - Bacarra

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Recorriste mis piernas con tu boca húmeda y anegaste mi centro con tu lengua, provocando estremecimientos en mí. Llegaste hasta mi pecho acariciándolo dulcemente y llevándolo a tu boca bebiste de ellos como un niño hambriento, mientras tu mano descendía hasta mi humedad. Te adentraste ahí, provocando que mis caderas se estremecieran al ritmo de las flores movidas por el viento. Yo acariciaba tu cabello y espalda mientras tu oculto en mi pecho te colmabas de ellos.

2. De repente siento como frota su sexo erecto contra el mío, lo guía hasta mi agujero vaginal y muy despacio me penetra. Me incorporo y lo abrazo con mis piernas y mis brazos, mientras siento como pega su cuerpo al mío. Empezamos a movernos ambos, acoplando nuestros cuerpos, sintiéndonos el uno al otro, el uno dentro del otro. Siento su sexo entrando y saliendo de mí, gimo, y me convulsiono igual que él. Siento su respiración entrecortada en mi oído. Su abrazo cubriéndome por completo y el fuego del deseo creciendo entre ambos. Dos cuerpos pegados que nada ni nadie, ahora mismo, podrían separar. La carrera hacía el éxtasis se va alargando. Siento su verga hinchándose dentro de mí y vuelvo a acostarme sobre la cama. Estoy apunto de llegar a la cima y él lo sabe, por eso se detiene. Saca su sexo de mí. Y me hace poner boca abajo. Siento uno de sus dedos acariciando mi nalga y descendiendo hasta mi entrepierna, acaricia la humedad de mi sexo y luego se tiende sobre mí, siento su verga entre mis piernas y el glande chocando con mi vulva. Abro las piernas y espero para recibirle otra vez.

3. Las canciones pasaban y al tenerla agarrada de la cintura, estando abrazados junto con otras parejas en el centro de la pista, empezamos a hablar un poco de todo, boludeces, pero los rostros muy cerca uno del otro ya que la musica sonaba bien fuerte. cada vez que acercabamos nuestros rostros sentía su aliento, excitante, tibio, y sus labios atrayentes cada vez mas cerca de los mios. Cada segundo que transcurría hacia que nuestros rostros se acercaran mas y más. Al mismo tiempo, el abrazo cambió y yo cada vez la acercaba más y me la acomodaba entre el nicho que formaban mis brazos y mis piernas. Ella parecia estar muy a gusto, en si no era raro el hecho de que seamos cariñosos entre nosotros, siempre fuimos muy afectusos el uno con el otro, Pero evidentemente para mi en ese momento las cosas estaban siendo algo distintas. Luego mientras bailabamos yo le acerque mi rostro y le pregunte: "La estas pasando bien agus?" a lo que ella respondió: "la estoy pasando muy bien ale, hace mucho que no la pasaba tan bien", la mire fijo y le dije: "sabes que te quiero mucho hermanita?" "si, y yo a vos hermanito", dijo ella.

4. Yadira se puso en pie y le besó con pasión dejándole a mitad del beso, sediento de ella. Se apartó un poco para que él pudiera verla y deslizó la tela por sus hombros dejándola caer al suelo con un suave susurro y se quedó allí, quieta, desnuda frente a él, dejándole recorrerla con sus ojos, comérsela con la mirada. El pene de él se hinchó un poco más con la exquisita belleza de su desnudez; los pezones de ella se endurecieron volviéndose de un tono rosa oscuro y contrastando con la blanca piel de sus pechos y su entrepierna. Hacía frío en los calabozos, y la piel se le puso de gallina, pero aún así le dejó mirarla hasta que su propia calentura no le dejó más remedio que pasar a la acción. Soltó las cadenas liberando sus brazos, no así sus manos que seguían unidas entre sí por unos 40 centímetros de cadena. Él quiso tomar el control, pero ella se lo impidió, le tomó de los cabellos y le obligó a bajar el rostro hasta sus pechos.