Contactos Bilbao

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Hola, soy Mireia Exclusive, catalana, tengo 34 años. Os anuncio que ceso como Escort. Han sido más de cinco años de vivencias, salidas a hoteles, viajes, cenas ... Muchos de vosotros ya me conocéis, y a los que no, tenéis la oportunidad de hacerlo hasta el día 31 de Octubre. Quiero despedirme dándoos las gracias a todos los que seguís mi blog y a los que habéis tenido la oportunidad de conocerme, en definitiva, a todos.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Bilbao, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Bilbao.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Bilbao

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Agencias de escorts - Clubes de relax - Saunas eróticas - Acompañantes de lujo - Contactos eróticos - Chicas de compañía - Casas relax - Prostitutas de lujo - Damas compañía - Prostíbulos - Tantra - Pisos de relax - Callgirls - Escorts independientes - Apartamentos por horas - Burdeles - Masajes eroticos - Scorts de alto standing - Salidas a hoteles y domicilios - Putas de lujo - Señoritas de compañía - Sado erótico - Putas a domicilio - Call girls - Azafatas - BDSM - Chicas de alterne - Modelos - Locales de intercambio - Anuncios de sexo - Clubs de alterne -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Comendadoras - Agencia Sexy Nights - Club Free - Eden - Saratoga - Pretty Woman - Jobe y el amor - Club Eros - Equus - Showgirls - Sauna Cristal - O´Dely - Baronet - Basinger - Batman - Habana - Kissme - Platinum - Thermas - New Aribau - Club Barbie - Enigma - Club Riviera Castelldefels - Cotton Club - Azul

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Ahora parece que nos tomamos un respiro y nos separamos, nos miramos sin decirnos nada e intentamos que alguna parte de nuestros cuerpos siempre se sigan tocando Tu pecho se separa de mí, pero tu pelvis intenta seguir tocan mi pene erecto por el amor y la pasión del momento, tu abres un poco las piernas para poder llegar mejor a mi miembro, con una mirada maliciosa pero encantadora, te acercas a mí pene y cuando lo consigues empiezas a frotarte lentamente, mientras sigue mirándome de esa forma excitante. Mientras sigues frotándote con mi pene me coges de las manos y las llevas a tus pechos y empujando tu misma. Yo no tardo mucho en meter mis manos por debajo de la camiseta y acariciar tus pechos solamente separando un sujetador negro y sexy de tocar tus pechos.Sigo tus indicaciones y acaricio tus pechos mientras nos besamos apasionadamente, mis manos no tardan en deslizarse por tu espalda para desbrocharte el sujetador y dejar tus pechos al aire, cuando notaste que te desabroché el sujetador tu misma y ante mí asombro tu te quitaste la camiseta haciendo que me echara hacia atrás para ver tus hermosos pechos y seguir acariciando y besándolos. Tú seguías empujando tu pelvis contra mi paquete y cada vez con mas fuerza, bajé una de mis manos hasta tú culo para apretar aún con mas fuerza, contra mi paquete, estábamos desenfrenados y ya empezábamos a soltar algún que otro gemido, eso me excitaba más.

2. En ese momento sublime increíblemente solo acerté a preguntarle que por que aun estaba vestido. El se solo rió, seguro pensó que comentario mas inapropiado para ese justo instante. Yo también me reí mientras lo veía levantarse de la cama y quitarse la ropa. Quede transfigurada al observar por vez primera su cuerpo desnudo y demudada al ver que tan firme y excitado se encontraba. Ciertamente había sentido su erección en ocasiones anteriores pero nunca lo había visto de esa forma y fue en ese momento que mi amigo, mi compañero, mi cómplice se convirtió en un hombre ante mis ojos. Se acerco a mi y se tumbo a mi lado en la cama. Debo admitir que al principio me encontraba un poco asustada. Aun después de lo que acababa de pasar no es lo mismo ver a un hombre vestido que sin ropa, me sentía extraña de estarnos abrazando así piel con piel sin nada entre nosotros. Rápidamente me acostumbre a sentir su tacto. Acaricie sus brazos, palpe los bellos que los cubren y que siempre me han fascinado, ascendí por sus hombros mientras me sentaba sobre el con mi pubis presionando el suyo.

3. Así que Mónica no llevaba ropa interior. No era algo inusual en ella, incluso antes de iniciar su relación con Marcos ya lo había probado en diversas ocasiones. Le gustaba sentirse liberada de esas pequeñas prendas, aunque también sabía usarlas con enorme conocimiento cuando la ocasión lo requería. Al levantarse aquella mañana de la cama, junto a su novio, Mónica se duchó y se dispuso a escoger la ropa que se pondría aquel día. Empezando con el morbo habitual entre ellos dos, le preguntó a Marcos, en un tono socarrón, que deseaba que se pusiera para vestirse. Él, acostumbrado ya a estas preguntas, le respondió desde el baño que no era necesario que se pusiera nada. Se refería a la ropa interior, por supuesto. Mónica, ni corta ni perezosa, le hizo caso, y se vistió tal como se encontraba en esos momentos en unos grandes almacenes.

4. Eso si, evidentemente esa no estaba siendo mi mejor noche en cuanto a levante y es por eso que al final para no dejarla solita ahi y para no quedarme parado mirando como los demas bailaban y se divertian la agarre agus de la mano y la lleve a la pista, "dale vamos a la pista que esto se puso buenisimo", le dije y ella acepto, seguramente en ese momento no era lo que hubiese imaginado como una noche de gran diversion, pensaba: uh!, ahora tengo que bailar con mi hermana, que "divertido", pero bueno en ese instante no habia opción y no iba a quedarme sentado, asi que estuve toda la noche bailando con mi hermana, que tampoco habia encontrado hasta ahí a algun pibe que realmente le gustara para salir a bailar, con el correr de la noche a agus ya se le iba notando el alcohol. Nosotros lejos de hacernos drama por no haber encontrado a alguien interesante, bailabamos y nos divertíamos como nunca. Eramos una gran pareja en la pista. Finalmente Estabamos disfrutando de la compañía del otro.