Contactos Bilbao

Relax con escorts y acompañantes de lujo

Mi nombre es Cynthia Fit, una chica musculada, de mediana altura, deportista, muy bien cuidada y a la que le apasiona el gimnasio ... si tuviste la fantasía de estar con una mujer de cuerpo atlético y muy musculoso, ahora tienes la oportunidad de hacerla realidad. Fuerte, con unas curvas bonitas y bien marcadas y aunque sea de estructura pequeña, mi cuerpo es armonioso y tengo una perfecta simetría. De trato dulce, amante tierna y entregada. Háblame y te doy más detalles acerca de mí. Te informaré sobre mis servicios especiales como el sado erótico o gang bang. También tengo amigos con los que hago sexo hardcore, aceptamos voyeurs o puedes unierte, si lo deseas.

Si te gusta mi perfil o prefieres buscar más escorts en Bilbao, puedes encontrar en mi anuncio muchas más chicas de compañía. Te garantizo exquisitos contactos en Bilbao.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Contactos Bilbao

Masajes eróticos y sexo

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Locales de intercambio - Salidas a hoteles y domicilios - Agencias de escorts - Chicas de alterne - Escorts independientes - Masajes eroticos - Putas de lujo - Pisos de relax - Azafatas - Apartamentos por horas - Putas a domicilio - BDSM - Clubs de alterne - Modelos - Acompañantes de lujo - Clubes de relax - Prostitutas de lujo - Saunas eróticas - Scorts de alto standing - Casas relax - Callgirls - Damas compañía - Prostíbulos - Sado erótico - Tantra - Burdeles - Señoritas de compañía - Contactos eróticos - Anuncios de sexo - Call girls - Chicas de compañía -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Club Riviera Castelldefels - Showgirls - L´hibou - Bailen 22 - La Estrella - Sauna Cristal - Nice - Casanova 59 - Eden - Basinger - Medea - Comendadoras - Tuset Barcelona - Paraíso Privee - O´Dely - Gran via 532 - Pretty Woman - Pub Aribau 240 - Club Starlets - New Tuset - Saratoga - Cuore Cabaret - Charlie Club - Club Romaní - Baronet

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Tu cuerpo se tensaba pero no huías, moví mi cadera como tu me haz enseñado, tu verga hervía de emoción, te tome de las caderas y empuje la mía hasta el fondo, yo estaba empapada, mi sueño se convertía en realidad poseerte total y plenamente, acaricie tu espalda, la bese ,apreté tus nalgas, el vaivén iba en aumento, mientras tu removías tu sexo, seguí el compás de tus movimientos, era una locura, mi pasión se desbordaba, mi concha se inundaba sentí el temblor de tu cuerpo y supe que se aproximaba el fin, arremetí con más fuerza hasta ver salir tu leche caliente como un disparo, salí de tu ser lentamente y tu caíste exhausto en la cama, me miraste con un dejo de reproche, pero tu expresión cambio inmediatamente y me brindaste la más bella de tus sonrisas.

2. Dirige sabiamente su pene hacía mi vagina y vuelve a penetrarme. Yo me incorporo un poco apoyándome sobre los codos y él coloca sus manos sobre mis senos y empieza a acariciármelos a la vez que comienza a moverse suavemente. Poco a poco va acelerando el ritmo. Gimoteo cada vez más fuerte, me vuelve loca sentir sus huevos repicando contra mi clítoris y su respiración en mi oído a medida que él precipita sus movimientos. De repente siento sus dientes mordiendo mi cuello y su lengua acariciándolo suavemente, justo debajo de mi oído y eso hace que mi piel se erice más, que las sensaciones se multipliquen y que el orgasmo se acelere. Él empuja con fuerza una y otra vez y en unos segundos mi cuerpo empieza a convulsionarse presa del orgasmo. Cuando termino, y sólo unos segundos después se corre él llenándome con su leche caliente. Me abraza con fuerza y yo me siento feliz.

3. Mi gozo se vio truncado cuando se acercó el camarero. Me dio un susto de muerte. Me recompuse como pude y pude ver en sus labios como se dibujaba en su comisura una mueca maligna que dejaba ver que sabía lo que hacíamos. Laura pidió de postre fresas bañadas en champán y yo pétalos de flor bañados en chocolate blanco. Terminamos lo más rápido que pudimos porque a ambos las ganas de sexo nos podían. Pagué con mi tarjeta de crédito. Salimos a la calle y a apenas dos metros de la puerta del restaurante la agarré por la cintura acercando su cuerpo al mío y besando sus rojos labios. Estuvimos mucho tiempo besándonos, pasaron muchos taxis por delante de la puerta del restaurante. Paramos a uno y nos dirigimos al hotel aguantando las ganas de besarnos y tocarnos por aquello de mantener la corrección.

4. Desabrochas el pantalón, bajas la cremallera. Tu mano se introduce entre mis interiores. Hallas lo buscas, un miembro erecto, ansioso; lo descubres a tus ojos retirando su último envoltorio. Quedo desnudo ante ti. Me conduces a la silla, donde me sientas y haces que espere. Retrocedes un poco, lanzas un beso al aire, me guiñas y con una sonrisa comienzas a desnudarte, lentamente te quitas los zapatos, calcetines, pantalón y blusa. Compruebas rápidamente la reacción entre mis piernas, apruebas retirando la última prenda que te cubre. Las bragas caen lentamente por tus hermosas piernas. Te aproximas, mis manos se adelantan a tu encuentro, mis palmas acarician tu abdomen, luego tu cintura, te tomo por la cadera y acerco tu sexo húmedo a mi rostro. Reconozco los olores de aquel delicioso néctar.