Azafatas Madrid

Azafatas de compañía de lujo en Madrid

Soy Irene una joven estudiante que se inicia como escort. Soy educada y coqueta con un cuerpo delicado piernas bonitas, piel suave, sonrisa dulce ... Una chica cariñosa, discreta, espontánea y apasionada a la que gusta vivir nuevas experiencias. Conmigo podrás olvidarte de la rutina, escapar del estrés diario y relajarte. Soy una agradable compañía con la que podrás disfrutar de una comida o cena, o simplemente de placenteros momentos de intimidad, en los que te haré disfrutar de cada instante poniendo toda mi dedicación en cada caricia, cada beso ... Mi horario es de Lunes a Viernes a partir de las 17:30h, los fines de semana a consultar.

Una mujer con clase, culta ... la compañera ideal en cualquier momento y circunstancia. No te prives de disfrutar del mejor sexo en compañía de una mujer preciosa ... Vive una inolvidable velada con una de la más bellas azafatas en Madrid.

Pincha aquí para ver mi web con fotos

Azafatas Madrid

Azafatas acompañantes

Servicios publicados

Estos son algunos de los servicios que publicamos: Servicios aleatorios Acompañantes de lujo - Escorts independientes - Scorts de alto standing - Saunas eróticas - Prostitutas de lujo - Prostíbulos - Anuncios de sexo - Masajes eroticos - Burdeles - Clubs de alterne - Damas compañía - Sado erótico - BDSM - Contactos eróticos - Agencias de escorts - Chicas de compañía - Tantra - Modelos - Casas relax - Putas a domicilio - Callgirls - Azafatas - Señoritas de compañía - Locales de intercambio - Clubes de relax - Apartamentos por horas - Salidas a hoteles y domicilios - Putas de lujo - Chicas de alterne - Pisos de relax - Call girls -

Te recomendados

Aquí tienes diferentes locales donde puedes asistir: Clubs aleatorios Sauna Yuma - Club Starlets - Casanova 59 - La vie en Rose - Club Lexis - Comendadoras - Saratoga - Casanova59 - Club Romaní - Basinger - Club Barbie - Enigma - Agencia Sexy Nights - La Estrella - Medea - Cuore Cabaret - Nice - Gran via 532 - President - Bacarra - O´Dely - Platinum - Bailen 22 - Jobe y el amor - New Tuset

Los relatos del día

Disfruta de estos 4 pequeños relatos eróticos:
Relatos aleatorios
1. Tu me acaricias y yo también toco tu espalda siento tu respiración intensa mientras me sigues besando, estos besos empiezan a ser diferentes, más intensos, empiezan a juntarse nuestras bocas como siempre hemos estado deseando, nuestras lenguas empiezan su guerra particular por ser la ganadora en esta batalla de pasión. Mientras tanto nuestros abrazos también empiezan a ser mas apasionados y las manos empiezan a deslizarse a partes del cuerpo más apetecibles de tocar por las ganas de producir todo el placer posible e imposible de dar. Yo empiezo a buscar tus caderas marcadas por un pantalón negro de pana fina y que no deja ver el tanga que tienes puesto, pero no importaba con mis manos descubriré tus formas haciendo que el grado de excitación aumente hasta unos limites exageradamente altos, tu mientras tanto me abrazas apretándome con fuerza haciendo sentir tus preciosas manos en mi espalda. Ya no nos besamos en la boca, ahora empiezas a besarme en las mejillas y vas acercándote al lóbulo dándome besos tiernos, dejando sentir tu respiración en mi cuello para provocar mayor excitación, tu cuerpo y el mío están cada vez más juntos siento como tus pechos se aprietan contra mí cada vez con mas fuerza, en estos momentos no me hace falta tocarte con mis manos para sentir tus pechos, con todo estos juegos haces que hasta mis piernas tiemblen, por el momento que estamos pasando.

2. Grande fue mi asombro al salir y encontrarle tendido en la cama profundamente dormido. Ahí estaba yo pensando en el destino y el se había quedado dormido con la música de Chopin como fondo. Alguien podría haberse enojado pero a mi solo me producía inmensa ternura verle allí dormido, su respiración acompasada y sus manos reposando sobre la almohada. Yo, con un desacostumbrado arrojo me libere de la toalla y me senté a su lado en la cama. Con cuidado de no despertarlo le quite sus zapatos, me tumbe a su lado arropándonos con una sabana blanca y finalmente abrazada a su espalda y sintiendo mi cuerpo desnudo y aun fresco por la ducha pegado al suyo tibio y cubierto por un jeans y una camiseta. Al poco rato de escuchar el ritmo regular de su respiración y sentir el sube y baja de su pecho, yo también me quede dormida.

3. Observo junto a él. El sol despunta por el horizonte y la ciudad empieza a despertarse. Todo se tiñe de naranja y froto mis senos desnudos contra su espalda y su brazo. Sé que me desea como yo a él. Su mano, que queda a la altura de mi sexo, juguetea con mi vello púbico. Y mi cuerpo se enciende y el fuego arde de nuevo dentro de mí, como anoche, como siempre que pienso en él. Beso su hombro y luego él se gira hacía mí. Me estrecha entre sus brazos y mi cuerpo queda pegado al suyo, piel contra piel, sexo contra sexo y el deseo creciendo en medio. Sus labios se unen a los míos y un beso recorre nuestras bocas mientras la pasión crece a pasos agigantados. Sus dedos hurgan ahora más profundamente en mi sexo, buscan mi clítoris y empiezan a acariciarlo, mientras seguimos besándonos. Succiono su labio inferior y él pellizca mi pezón con una mano.

4. Por fin, mi boca se fundió ávidamente a los pulposos labios, batiéndome entre la repulsión y un impulso innato, en un beso intenso y febril, y mi lengua buscó la suya; mas no encontré tal. Hurgando hasta lo más profundo, no había dientes. Una lengüita pequeñita, en una comisura de la boca, se paseaba al vaivén de la mía. Mi saliva entremezclada con la suya viscosa, saboreaba el agridulce torrente fluyendo de su inconmensurable profundidad. Fuertes columnas hercúleas, de brazos cual molinos de viento se agitaban y se engarzaban fuertes a mi cráneo; con ayuda de ellos, aquella boca no consentía dejar huir a su presa. En furor intenso y agitación constante, quería engullirme por completo. Me fatigué de besarla, ciertos vellos de sus labios picaban mis carrillos; la boca no pudo succionarme, y sus fuertes extremidades me liberaron exhaustos. Así permanecí segundos observándola, sus gruesos labios ahora henchidos por el fragor, permanecían palpitantes; balbuceando algo. No pude evitar en esos momentos, recordar al negro del saxofón con sus nauseabundos labios de secreción hedionda y verdosa; fuertes espasmos estomacales deseaban explotar fuera de mí. En medio de la intensa oscuridad de la noche, elevé mi vista hasta la cumbre de la majestuosa montaña, y escalando trémulo hacia ella, vi el fulgor de la mañana de un sol radiante; era el rostro del ángel, y dos resplandores en su rostro iluminándome, una nariz pequeñita, y los labios de grana entreabiertos…y me fundí con ella; penetrando sus entrañas entre baladros de pasión.